Según dio a entender una publicación en gaceta oficial efectuada el 07 de febrero, la anterior ley de criptoactivos es solo la punta del iceberg de la serie de regulaciones al sector cripto y sus actividades relacionadas que están por venir a este país petrolero latinoamericano.

Las responsabilidades que tendrá la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (SUNACRIP) resuenan una vez más en el mundo cripto hispanohablante, pues esta es la entidad que será encargada de llevar los impuestos y comisiones correspondientes relacionadas a las ya mencionadas remesas.

Un límite mensual, KYC y comisiones

Como nos informa el breve comunicado dividido en 11 artículos, aquellas personas que residan dentro del territorio nacional solo podrán recibir sumas de dinero en criptos que en su equivalente en monedas extranjeras no excedan el valor de 10 Petros, y en caso de esperar recibir mayores cantidades, estas personas deberán presentar su solicitud ante el SUNACRIP para llevar el límite antes mencionado a 50 Petros.

Por otro lado, la persona que emita la remesa hacia tierras venezolanas deberá operar en plataformas previamente autorizadas por la entidad reguladora, teniendo el deber de informar además una serie de datos del receptor que serán solicitados durante la operación. Una vez validada la remesa, el receptor de la misma podrá convertir sus criptos a la moneda nacional mediante la plataforma utilizada.

Las medidas van un poco más allá de un proceso de verificación y de un límite máximo establecido, teniendo cómo la persona que realiza el pago está sujeta a una comisión de que puede ir desde un monto mínimo de 0.25 euros hasta un 15% del equivalente en bolivares a la suma a transferir.

¿Se verán afectados los pagos transfronterizos?

Segun da a entender la gaceta oficial, las nuevas medidas se basan en la existencia de plataformas intermediarias entre las transacciones llevadas entre distintos emisores y receptores interesados en el tema de las remesas. El mundo de las criptomonedas y sus bastas opciones de plataformas y servicios de resguardo que te permiten firmar y realizar transacciones es un campo sumamente amplio y complicado de abarcar, por lo cual no se encuentra un poco claro cómo la entidad reguladora pretender estar al tanto de las transacciones llevadas en monedas que residen dentro de un entorno altamente descentralizado.

El tema de las comisiones siempre resulta un tanto negativo para los entusiastas de las nuevas tecnologías, a la par que estar regidos a numerosas verificaciones de identidad y tener que realizar las transacciones solamente en selectas plataformas aprobadas deja de lado para algunos la llamativa libertad financiera que proponen los activos descentralizados basados en criptografía.

En numerosos casos es destacado cómo las regulaciones del nuevo sector pueden tener un impacto en el desarrollo del mismo, bien sea al generar confianza en los usuarios al eliminar malas prácticas y fomentar el desarrollo del sector dejando que nuevas ideas proliferen, o limitar el crecimiento del mismo con medidas estrictas que llevan prácticas “comunes” a la clandestinidad. El paso del tiempo y el recibimiento de la comunidad cripto ayuda a ser conscientes que tipo de regulaciones pueden funcionar para el tema de las criptomonedas, y sin duda alguna generar un marco regulatorio de la mano de entidades y organizaciones estrechamente ligadas al sector ayuda a encontrar un terreno en común para ambas partes.

¿Qué opinas tú de estas nuevas medidas? ¿Serán buenas para el criptoentorno venezolano? ¿Crees que es buena idea que el gobierno cobre comisiones por las transacciones? No olvides compartir con nosotros tus opiniones más abajo en la sección de comentarios.

Comentarios

Comentarios