José Ramón Armas es un joven venezolano que emigró de su país hace alrededor de dos años como resultado de la crisis, y que actualmente vive con su familia en Florida, Estados Unidos.

Armas es inversor de bitcoin, y según ha informado, su hijo de apenas 9 años inició un negocio de venta de limonada en el que aceptaba pagos en BTC. Orgulloso de esta iniciativa, le tomó una fotografía y la publicó en su cuenta personal en la red social de Instagram. 

La publicación fue todo un éxito, comentada por familiares y amigos que aplaudieran el instinto emprendedor del chico. Pero entre las reacciones, llamó la atención específicamente una: la realizada por un supuesto perfil de Changpeng Zhao, mejor conocido como CZ, CEO del exchange Binance.

Conversando con un supuesto CEO

Posiblemente cualquier persona conocedora del ecosistema quedaría impactada si el CEO de semejante compañía reaccionara con aplausos ante la foto de su hijo emprendiendo y promoviendo el uso de las criptomonedas.

Armas le pidió al supuesto CZ que comentara la foto publicada en su perfil, y este rápidamente procedió con ello. Fue entonces cuando ambos iniciaron una conversación por medio de los mensajes directos de la aplicación.

La personalidad se mostró muy elocuente y cortés en la conversación. Tanto que le compartió un enlace que supuestamente dirigía a un nuevo proyecto de intercambio de criptomonedas que involucraba a LocalBitcoins, Coinbase, Huobi y Blockchain, todas empresas reconocidas del ecosistema, y le pidió a Armas que echara un vistazo.

Este se mostró dudoso, pero al tratarse de un proyecto directo con estos intercambios, decidió abrir el enlace.

Un enlace a un sitio web de phishing

Fue en ese momento en que comenzó la tragedia. El enlace no era más que un phishing, un tipo de páginas web o correos que, luciendo muy fiables, extraen información confidencial de las víctimas para suplantar su identidad. Una vez abierto, posiblemente instaló un malware en el dispositivo que logró robar las contraseñas de Armas y, con ellas, todos sus bitcoins. 

“Me comentó la foto un chino, no sé si él o haciéndose pasar por él (el dueño de la plataforma Binance) @changpenqzhao quien tiene más de 18k de seguidores. Me contactó por privado y empezó a hablar conmigo amablemente, luego me mandó un link de una página a la que está haciendo promoción y trata de recompensar por transacciones de wallet a wallet. Resulta que descargué y abrí la aplicación en uno de mis equipos y resulta que el muy ladrón me hackeó todos mis equipos y mi celular. Al parecer también violó mis llaves de seguridad donde tengo todo el dinero y me ha robado 91,57 bitcoins”.

La víctima no dio información sobre la dirección a la que se transfirieron los fondos ni de donde se almacenaban sus criptomonedas. 

Cuidado con quien hablas en las redes sociales

La dinámica es relativamente diferente a la empleada en otras estafas de criptomonedas, pero nos recuerda el viejo consejo de nuestros padres: cuidado con desconocidos. Las redes sociales no solo permiten conectar a personas con intereses similares, sino también con muchos delincuentes que están al acecho, sobre todo de inversores de criptomonedas.

Plataformas como Twitter han servido a los estafadores del sector en otras oportunidades, robando cuentas de personalidades reconocidas como Elon Musk, Vitalik Buterin, entre otros, para promocionar supuestas ofertas de criptomonedas que terminan en víctimas perdiendo sus esfuerzos de inversión. 

Habiéndolo vivido en carne propia, Armas emite una serie de recomendaciones básicas para evitar ser víctima de este tipo de estafa:

“Le aconsejo a las personas que tengan mucho cuidado con quién hablan por las redes sociales. A los que tienen criptomonedas guardadas en grandes cantidades que busquen la manera de no tener todo en un solo monedero por seguridad y de ser posible que usen wallets externos tipos Trezor”

Sin lugar a dudas, se trata de una historia lamentable. ¿Alguna vez te has topado con estafadores de criptomonedas en la red? ¿Qué métodos de seguridad aplicas para proteger tus criptomonedas? ¡Comparte tus experiencias con nosotros!

Comentarios

Comentarios