108 clientes perdieron menos de 1.5 millones de libras esterlinas

El Servicio de Insolvencia del Reino Unido, realizó investigaciones confidenciales sobre el exchange GPay Ltd, con sede en Inglaterra, y encontraron que este había actuado de manera indebida engañando a los inversores para que depositaran sus activos en la plataforma. 

“Servicio de Insolvencia realizó consultas confidenciales sobre las actividades de GPay antes de que los investigadores descubrieran que al menos 108 clientes afirmaron que habían perdido un total de poco menos de £1.5 millones £ mientras usaban la plataforma de comercio en línea de la compañía”.

Para el 23 de junio de 2020, el exchange fue liquidado en interés público por el Juez Adjunto Baister en base a lo dictado por el Tribunal Superior, y GPay no impugnó la orden de disolución. La empresa no mostró intenciones de defensa, por lo que el tribunal concluyó que esta era una falta de probidad comercial, tampoco presentó cuentas legales y no tenía presencia legítima en su domicilio social.

Actuaciones ilegales para atraer a inversionistas

GPay Ltd, creada el 30 de agosto de 2017, anteriormente operó bajo el nombre de XtraderFX y Cryptopoint, y atrajo a personas del Reino Unido y el extranjero por medio de anuncios en la web y por redes sociales.

Esta compañía ofrecía una plataforma de comercio de criptomonedas, con el supuesto respaldo de personas con experiencia y servicios que permitiría que cualquier persona pudiera realizar transacciones fácilmente y ahorrar dinero.

“GPay persuadió a los clientes para que participaran con sumas sustanciales de dinero en el comercio de criptomonedas. Esto no fue más que una estafa ya que GPay engañó a sus clientes para que usaran su plataforma en línea con falsas pretensiones y ningún cliente se ha beneficiado, ya que sus inversiones se han perdido”, afirmó David Hill, investigador y jefe del Servicio de Insolvencia.

Hubo casos donde algunos inversionistas prevenidos, pagaron por un seguro que iría a cubrir los fondos en caso de pérdidas, pero lamentablemente no fue así. Las cosas se pusieron peor cuando los usuarios intentaron retirar los activos digitales de sus cuentas, ya que la plataforma les solicitaba copias de su identificación con foto, una factura de servicios públicos y una tarjeta de débito o crédito para poder ejecutarlo, hecho contradictorio, ya que GPay nunca les pidió esta información cuando recibieron las transferencias de los clientes.

Otro hecho que también impidió el retiro del dinero, fue la condición que impuso el exchange de rechazar la solicitud si los inversores no habían movido activamente los montos depositados.

Este tipo de hechos representan un ejemplo para que las personas no se dejen estafar con falsas promesas, y tener en cuenta que quienes realizan transacciones en la web deben afrontar con detenimiento el escoger la plataforma indicada para operar.

¿Cómo te pareció el caso del exchange GPay? ¿Sabes cómo evitar ser víctima de este tipo de inconvenientes? Queremos conocer tu opinión, déjanos tus comentarios en nuestra sección.

Comentarios

Comentarios