¿Quién es Jim Bursch?

Jim Bursch

La esfera cripto está llena de desarrolladores estrellas que se han destacado por sus aportes a la tecnología blockchain. Cuando hablamos de este tema, nombres como Vitalik Buterin, cofundador de Ethereum, suelen venir a la mente. Sin embargo, otros desarrolladores no tan famosos están produciendo un fuerte impacto en la blockchain de las criptomonedas más importantes a nivel mundial. Uno de ellos es el responsable del programa de prevención de ataques de bugs para la red ande Dash, Jim Bursch.

Bursch inició su vida profesional como periodista. En 2000, se desempeñaba en el área de prensa digital como productor de contenido y como analista de sistemas cuando concibió la idea que se convertiría en MemoTrader.com, un servicio de mensajería digital. Más de una década después, Bursch supo de la existencia del bitcoin y quiso incorporarlo como modo de pago por los servicios ofrecidos dentro de la plataforma de MemoTrader. Lo que lo atrajo a esta criptomoneda fue su manejo fácil, rápido y seguro, así como los altos costos asociados al uso de sistemas de pago con tarjetas de crédito. Al incrementarse dramáticamente los costos por transacción y los tiempos de confirmación en la red principal de Bitcoin, Bursch decidió explorar Dash. Según este entusiasta de las criptomonedas, Dash es el equivalente digital del dinero en efectivo y la altcoin del futuro, y no es el único en manifestar abiertamente esta opinión.

Abriendo camino en el desarrollo de la red principal de Dash

Al hacer la transición a Dash como una manera de optimizar la experiencia de los usuarios de su servicio de mensajería digital, Bursch notó que la comunidad de esta criptomoneda está realmente comprometida con el desarrollo integral de esta altcoin. Una de las características más atractivas de Dash, según Bursch, es su capacidad de manejar grandes volúmenes de datos de forma rápida y segura, respetando siempre la privacidad del usuario al separar sus datos privados de los datos relacionados directamente con las transacciones hechas por ellos. Esto los separa de otros sistemas más invasivos y menos seguros como, por ejemplo, los actuales sistemas de pago con tarjetas de crédito. Asimismo, la red principal de Dash responde a un mecanismo único e innovador que le permite gobernarse y sustentarse sin la ayuda de mecanismos externos, y su sistema de recompensa por minería asigna mensualmente un 10% de las ganancias por este tipo de operaciones al desarrollo de proyectos dentro del ecosistema de Dash. Este porcentaje equivaldría a $2,5 millones de dólares según el precio de cotización actual de Dash.

Este tipo de incentivos resultó crucial en la decisión de Bursch de desarrollar proyectos para la comunidad de Dash. En 2017, el ahora desarrollador tuvo la idea de establecer una especie de programa de prevención de ataques de bugs para la red de Dash. Este tipo de programa se conoce en inglés como bug bounty programs, y son también ampliamente usados por gigantes tecnológicos como Facebook, Google y Microsoft. Estos programas son una manera muy efectiva de prevenir ataques cibernéticos y, a la vez, establecer un intercambio de críticas constructivas con la comunidad de hackers. Este diálogo, a su vez, permitiría mejorar el nivel de seguridad y fortalecer cualquier tipo de software.

Una red resistente a los ataques cibernéticos

El programa desarrollado por Bursch para la red de Dash se basa en la plataforma de prevención de ataques de bug Bugcrowd. Dicha plataforma no solamente maneja programas de prevención de ataques cibernéticos, sino que también mantiene una relación colaborativas con miles de hackers, quienes cumplen el rol de investigadores de asuntos relacionados con seguridad de software y son recompensados por encontrar vulnerabilidades en el sistema de estos programas. En el caso del proyecto de Bursch, el Dash Bug Bounty Program, un hacker puede ganar hasta $10 mil dólares por encontrar una vulnerabilidad crítica. Esta suma es cancelada a través de la plataforma de Bugcrowd si se reporta por esa vía. Si la vulnerabilidad es reportada a través de alguno de los canales de la comunidad de dash, la recompensa será pagada en dash. En ambos casos, deberá validarse previamente el hallazgo antes de obtener remuneración alguna, y el reporte debe haber sido hecho de forma responsable y discreta. Ha sido tal el nivel de éxito de la propuesta que Bugcrowd decidió renovar los permisos y el financiamiento de las operaciones de este programa desde su plataforma hasta agosto de 2019.

Iniciativas como esta hacen que el ecosistema de Dash sea uno de los más resistentes a los ataques cibernéticos en toda la esfera cripto. Su red principal tiene una base de código sólida, la cual era originalmente un fork de la base de código de Bitcoin. La solidez de la base de código de Dash sea probablemente la razón por la cual ha logrado atraer la atención y la dedicación de un número para nada despreciable de desarrolladores muy hábiles y talentosos, todos ellos dedicados a hacer de Dash el equivalente digital del dinero en efectivo que permita realizar transacciones de forma fácil, privada, instantánea y sin altos costos por comisión. Su idea no es hacer de Dash otro activo cuyo valor esté sujeto a la especulación y a la manipulación de precios.

Y vienen nuevos planes

Existen otros programas similares al Dash Bug Bounty Program dentro de la esfera cripto, pero lo que hace único a este programa es su modo de financiamiento. La red de Dash y su sistema de recompensas se presta para el desarrollo de este tipo de proyectos cripto, puesto que un porcentaje de las ganancias por la minería de este activo digital siempre será destinado a la optimización de su ecosistema. Es por esto que Bursch no tiene planes de llevar su propuesta a otras comunidades de criptomonedas. A diferencia de muchas de su contrapartes, el espíritu de Dash se basa en el crecimiento y el desarrollo tecnológico, y no en intereses lucrativos vinculados a la capitalización bursátil. Es por esto que Bursch prefiere dedicar sus esfuerzos a este prometedor ecosistema cripto.

Además de sus iniciativas para la red de Dash, Bursch dirige su tiempo y energía al desarrollo de MemoTrader. Si bien es cierto que la plataforma de este servicio ya está en funcionamiento, también lo es que necesita atraer un número mayor de usuarios. Ahora bien, para lograrlo, necesita tener un número significativo de usuarios y es ése el nuevo desafío que Jim Bursch tiene por delante.

¿Qué opinas de iniciativas en pro del desarrollo de la esfera cripto como el Dash Bounty Program y de la manera en que éstas repercuten en la optimización del ecosistema de Dash? Cuéntanos más en la sección de comentarios.

Comentarios

Comentarios