El 4 de noviembre, un grupo de coreanos llevó a cabo una Oferta Inicial de Monedas (ICO, por sus siglas en inglés) para la creación de un supuesto intercambio de criptomonedas llamado “Pure Bit” y para la creación de su propio token, el “Pure Coin”. La ICO tenía fecha límite hasta el 30 de noviembre de 2018, sin embargo, antes de vencerse este plazo, el equipo del proyecto logró recaudar aproximadamente 3 millones de dólares en ETH y decidieron cerrar todas las cuentas de redes sociales, expulsar a todos los inversores de su grupo de chat Kakao Talk y desaparecer después de dejar un simple mensaje: “Lo siento”.

Para el 9 de noviembre, todos los medios de comunicación ya hablaban del fraude realizado por Pure Bit y hacían un llamado a las autoridades para ayudar a los afectados de esta “Exit Scam”, término que se le da en el ecosistema cripto a las ICO u otros proyectos que desaparecen con el dinero de los inversores.

Pocos días después de su desaparición, el líder de los estafadores, escribió una insólita carta donde pedía disculpas a los inversores y a todos los afectados, pues de acuerdo a sus palabras, estaba ciego por el dinero.

“Esto es Pure Bit. En primer lugar, me gustaría pedir disculpas a todos los afectados por el ICO. […] Expulsé a todos en nuestros grupos de chat de redes sociales y desaparecí sin ningún mensaje. Afecté negativamente a los inversores en el proyecto psicológica y financieramente. […] Cometí un error imperdonable que no se puede cambiar, cegado por el dinero. Ha pasado menos de un día y ya he empezado a sufrir de culpa”, reza parte del comunicado publicado.

Participación de los medios de comunicación

Quizás una clave importante que ayudó a llegar al fondo de todo este asunto, fue la inesperada ayuda de los medios de comunicación, pues a pocas horas después de anunciar el hecho fraudulento, todos los principales medios de comunicación de finanzas y negocios en Corea del Sur comenzaron a informar sobre este caso, lo que ayudó a notificar a las autoridades a tiempo.

Evidentemente, el grupo se mantuvo en anonimato durante la ICO bajo la excusa del veto existente en el país asiático a las actividades de este tipo para recaudar dinero. Sin embargo, las autoridades pudieron rastrear los fondos, los cuales llegaron a Upbit, segundo mayor intercambio de criptomonedas en Corea del Sur, y congelarlos.

En la declaración, el CEO de Pure Bit no solo afirmó estar agobiado por la culpa, sino que también prometió devolver los 16.000 ETH robados. Los datos actuales de la blockchain revelan que el equipo efectivamente ha estado reembolsando los ETH a algunos usuarios.

Este no ha sido el único caso de Exit Scam en las últimas semanas. Recordemos que hace algunos días, el exchange canadiense MapleChange también se vio envuelto en un polémico acontecimiento donde afirman haber sido hackeados, pero todo apunta a una estafa.

¿Qué opinas sobre esta noticia? Recuerda dejar tu opinión en la sección de comentarios.

Comentarios

Comentarios