Cuando con 35 dólares se compraba una onza de oro

La era posterior a la Segunda Guerra Mundial comenzó con un sistema monetario negociado que estableció las reglas para las relaciones comerciales y financieras a nivel internacional. Esto fue producto del tratado de Bretton Woods de 1944, creó un nuevo orden financiero en un mundo devastado por el conflicto militar más grande hasta entonces.

La conferencia en New Hampshire, que tuvo lugar antes de que finalizara la guerra, estableció los pilares fundamentales del comercio e intercambio global: el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), ahora parte del Banco Mundial. El Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT por sus siglas en inglés) luego reemplazado por la Organización Mundial de Comercio (OMC) fue firmado poco después.

Imagen extraída de Wikipedia bajo licencia CC BY 2.0

Los gobiernos detrás del sistema de Bretton Woods, muchos de ellos aliados en la guerra contra la Alemania nazi, aspiraron a crear un mundo en el cual un conflicto armado importante y una depresión global nunca ocurrieran de nuevo. Esto debía ser alcanzado mediante la construcción de un sistema monetario internacional y la reducción de barreras para el libre comercio. Más de 700 representantes de 44 países trabajaron en el acuerdo en el curso de un mes. No se invitó a ningún banquero, por cierto.

Los delegados decidieron que su modelo monetario debería reposar en el dólar estadounidense como la moneda mundial para las reservas. En un esfuerzo para replicar el patrón oro de antes de la guerra, a pesar de ser en una forma limitada, el dólar estaba anclado al metal precioso a un precio fijo. El gobierno de los Estados Unidos se comprometió a convertir dólares a oro a $35 por onza. La moneda de EE.UU. se convirtió en el nuevo patrón oro, mientras conservaba su flexibilidad en relación al oro real. 

Luego se introdujo un sistema de tasa de intercambio fijas, en el cual todas las otras monedas importantes estaban vinculadas al dólar estadounidense respaldado por el oro. Las naciones participantes tenían que mantener los precios de la moneda dentro del 1% de paridad a través de intervenciones en sus mercados de intercambio extranjeros. Se hacían constantemente compras y ventas de moneda extranjera para mantener las tasas cercanas al objetivo.

El bueno, el malo y el feo

El sistema Bretton Woods fue efectivamente una unión monetaria siendo el dólar su principal moneda. Por algún tiempo, este generó la estabilidad que el mundo post-guerra necesitaba para recuperarse y reconstruirse. Prácticamente ningún país importante experimentó una crisis bancaria durante el período en el que se respetó el acuerdo, entre 1945 y 1971.

Los flujos financieros especulativos se redujeron seriamente y el capital de inversión fue canalizado a desarrollos tecnológicos e industriales en cambio. Ayudar economías nacionales a crecer, crear trabajos y disminuir las barreras del comercio tenían el objetivo de darle a la paz una mejor oportunidad. Y a la larga lo hicieron, aparte de los conflictos por poder de la guerra fría.

En 1971 el presidente de Estados Unidos elimina al patrón oro

Richard Nixon

Varios logros importantes resultaron del acuerdo de Bretton Woods en una variedad de campos. Un portal online llamado WTF happened in 1971 (¿Qué #@¡& pasó en 1971?), el año en que la administración del Presidente Nixon unilateralmente eliminó la convertibilidad del dólar estadounidense en oro, hace un resumen de la mayoría de estos campos, respaldado por cifras impresionantes. Por ejemplo, hasta la decisión de Washington de finalizar el dólar-patrón oro, la productividad creció marcadamente y los salarios, a diferencia de hoy en día, no se quedaban atrás.

En otras palabras, el valor ascendente de los bienes y servicios se traducían en mayor paga para los trabajadores. El incremento de 119% en la productividad de 1947 a 1979, el último año en que estos indicadores iban a la par, fue seguido de cerca por un cambio 100% positivo en el promedio de la remuneración horaria. Desde entonces, hasta 2009, la productividad ha crecido un impresionante 80%, mientras que la remuneración sólo marcó un 8% de incremento, según muestran los datos mencionados.

Tendencias similares pueden ser observadas con otros pares de indicadores. La divergencia entre el PIB per cápita real y el salario real promedio en EE.UU. ha estado creciendo constantemente desde los años 70, de acuerdo a los cálculos de la Oficina de Análisis Económico y la Oficina de Estadísticas Laborales. El índice de precio al consumidor se disparó después de desanclar al dólar del oro. Lo mismo aplica para el promedio de los precios de venta de nuevos hogares vendidos en el país. En contraste, la frecuencia de divorcios y la tasa de encarcelación en Estados Unidos se incrementaron marcadamente.

El semi-patrón oro de la posguerra mitigó la desigualdad del ingreso en Estados Unidos, la cual había estado creciendo desde los años del establecimiento del Sistema de la Reserva Federal en 1913 y dio un salto nuevamente cuando el gobierno estadounidense decidió convertir al dólar en solamente moneda fiat. Desde 1971, el top 1% de los asalariados vieron sus ingresos aumentar considerablemente, mientras que el 90% del fondo ha permanecido casi sin cambios por décadas. Las curvas se cruzaron en algún punto al principio del siglo y en los años que siguieron a la crisis financiera mundial de 2008 los ricos se han vuelto más ricos, mientras que los pobres se han vuelto aún más pobres.

Otras tendencias negativas luego de la abolición del último patrón oro incluyen el aumento de la deuda nacional en EE.UU., desde muy por debajo de un billón de dólares en los 70 hasta más de $20 billones en 2018. Para junio de 2019, la deuda federal del público llegó a $16,17 billones. El año pasado fue aproximadamente 76% del PIB y la Oficina de Presupuesto del Congreso espera que alcance más de 150% para 2040. Al mismo tiempo, el balance de comercio de los bienes de Estados Unidos ha caído dramáticamente, alcanzando un nuevo récord negativo de casi -$80 mil millones a finales de diciembre. 

¿La próxima moneda de reserva será cripto?

Bretton Woods, a pesar de su aspecto positivo, tiene algunas fallas importantes que con el tiempo llevaron a su desaparición. A diferencia del oro que lo respaldaba, el dólar, que fue la moneda de la reserva del sistema, podía ser manipulado por el poder de Washington según los propios intereses de Estados Unidos, y así fue. Se suponía que los dólares brindarían liquidez a la economía mundial pero inicialmente EE.UU. no estaba imprimiendo suficientes de ellos. Como resultado, sus socios experimentaron escasez de moneda convertible. Y en los últimos años ocurrió lo contrario, Estados Unidos infló demasiado el dólar. Rápidamente se volvió evidente que el acuerdo estaba adaptado a los intereses de EE.UU, el cual al momento de la firma poseía dos tercios de la reserva mundial de oro. En esencia, la unión monetaria dio mucho poder a Estados Unidos e iba a funcionar solamente mientras los demás países estuvieran dispuestos a aceptar el status quo. Con Washington exportando la inflación al resto del mundo, sin embargo, sus socios comenzaron a convertir grandes montos de dólares en oro mientras EE.UU. estaba aumentando la presión política para que ellos aceptaran y mantuvieran su moneda impresa a tasas fijas por otras monedas nacionales. Con el tiempo, países como Francia decidieron que ya era suficiente y comenzaron a vender sus dólares por oro. Entonces Estados Unidos rompió el vínculo entre su moneda y el metal precioso, el cual, junto el tipo de cambio flotante, puso un fin a Bretton Woods y al patrón oro.

Una situación similar ocurre actualmente en la unión monetaria europea. Los críticos dicen que muchos de sus problemas provienen de su diseño mismo, el cual ampliamente favorece los intereses de Alemania, el motor económico del continente y uno de los mayores exportadores del mundo. El gobierno de Berlín es un partidario de la baja inflación que asegura que las exportaciones industriales de alta tecnología alemana continúa produciendo grandes ingresos. Sin embargo, los países del flanco sur de la Eurozona tales como Italia, España, Portugal y Grecia necesitan una alta inflación para seguir siendo exportadores competitivos.

Se ha vuelto evidente que una moneda de reserva fuera del control de varios gobiernos sería una mejora sobre la subordinación de la moneda fiat a los intereses nacionales de una superpotencia u otra. Una criptomoneda que sirva como medio de intercambio, almacenamiento de valores, unidad de cuentas, y que no pueda ser devaluada o revaluada a través de decisiones políticas parcializadas, podría ser un instrumento que facilitaría las transacciones comerciales y financieras mundiales sin favorecer a ningún lado. Además, los participantes podrían poseer el activo real en sí y no algún derivado.

Satoshi Nakamoto debe haber pensado acerca de estos asuntos cuando diseñó Bitcoin. La persona, o personas, detrás de su nombre fijaron una fecha simbólica como su nacimiento  en el perfil de la P2P foundation de Satoshi, el 5 de abril de 1975. Bien sea intencional o fortuito, esta es una fecha que evoca el desarrollo histórico de las relaciones entre las personas, gobierno y dinero.

El 5 de abril de 1933, mediante la Orden Ejecutiva 6102, el gobierno estadounidense prohibió que sus ciudadanos “acapararan las monedas de oro, lingotes de oro, y certificados de oro”. El Propósito era incrementar artificialmente la demanda de su moneda fiat a expensas de la demanda de oro. Durante la era de Bretton Woods, sólo extranjeros, no ciudadanos estadounidenses, podían convertir dólares en oro, lo que es probablemente una de las fallas del sistema. La orden se derogó en 1975, haciendo que la posesión de oro fuera legal en Estados Unidos otra vez.

Si estás buscando adquirir bitcoin cash (BCH) de manera segura y otras criptomonedas líderes, puedes hacerlo con tarjeta de crédito en buy.Bitcoin.com. También puedes intercambiar con libertad tus monedas digitales usando la plataforma de intercambio P2P no custodia. El mercado local.Bitcoin.com ya tiene miles de usuarios en todo el mundo y está creciendo rápidamente.

¿Crees que la moneda de reserva mundial será una criptomoneda? Comparte con nosotros tu opinión en la sección de comentarios.

Artículo original escrito por Lubomir Tassev para News.bitcoin.com

Traducido por Carlos Hernández-Bitter para Pandanoticias.xyz

Comentarios

Comentarios