Las circunstancias varían, pero la motivación real está más inclinada a facilitar el aumento de inversión en la industria de las criptomonedas de la jurisdicción respectiva, quizá como una base a futuros impuestos. Por ahora, esto no ha sucedido. A continuación una lista de ocho países (sin orden de importancia) que pueden ser considerados paraísos fiscales de bitcoin, estados que buscan obtener ganancias de tus inversiones en BTC

Portugal

En Portugal, las autoridades fiscales eliminaron todos los impuestos al intercambio y transacciones en criptomonedas, lo que significa que los particulares no tienen que pagar impuestos por plusvalías o impuesto al valor agregado (IVA), cuando compren o vendan BTC y otros activos digitales. La Autoridad Tributaria Portuguesa expresó que “un intercambio de criptomonedas por dinero ‘real’ constituye un ejercicio de servicios por demanda, libre de IVA.

Mientras los ciudadanos no tienen obligación de pagar impuestos sobre la renta cuando intercambian criptoactivos por moneda local, el ente fiscal de Portugal, sin embargo, indicó que los negocios que aceptan monedas digitales como pago por bienes y servicios están sujetos a pagar el IVA y impuesto sobre la renta. La deducción fiscal hace que las leyes de Portugal sean unas de las más favorables en todo el mundo, dado que el impuesto sobre la renta es un gran gasto para las cuentas de muchos usuarios de criptoactivos.

Alemania

Si almacenas bitcoins por más de un año en Alemania, no tendrás que pagar impuestos. Sin importar cuánto dinero ganes vendiendo tus BTC, no tienes que pagar plusvalías mientras tengas tus monedas por un período que exceda los 12 meses.

La mayor economía de Europa considera a bitcoin como dinero privado, contrario al punto de vista en la mayoría de los países desarrollados, que ven a las criptomonedas como moneda, valor o capital. En Alemania, las ventas privadas que no sobrepasen los 600 euros ($654) son libres de impuestos. Sin embargo, los negocios están obligados a pagar impuestos sobre las ganancias que provienen de bitcoins a través de impuestos de sociedades.

Singapur

Tanto particulares como corporaciones que tienen BTC u otros activos digitales como inversión a largo plazo no son gravados en Singapur, simplemente porque los impuestos a las plusvalías en sí no existen en esta ciudad estado.

No obstante, las empresas con sede en Singapur están sujetas a impuesto sobre la renta, si participan en el intercambio de criptomonedas como negocio principal. Las que reciben bitcoin como pagos por servicios prestados, están sujetos a las leyes normales de impuesto sobre la renta. Los impuestos a las compañías se basan en la ganancia generada en Singapur.

Malasia

Como su vecino Singapur, no existen impuestos a plusvalías en Malasia. Los intercambios de criptomonedas que involucran dinero u otro activo digital no están gravadas en el país del Sudeste Asiático. Sin embargo, es probable que esto cambie si BTC es reconocido como moneda de curso legal en Malasia, como ha rumorado la prensa local en meses recientes.

Bielorrusia

En este país de Europa del Este, una nueva ley que se hizo efectiva en marzo de 2018 legalizó las criptomonedas, eximiendo a personas y negocios de cualquier forma de impuesto por comerciar con activos digitales en cualquier forma, al menos hasta 2023. 

Actividades particulares como la minería o la compra y venta de criptoactivos, son consideradas inversiones personales, y por lo tanto, no están sujetas a impuestos. De manera similar, los negocios registrados que operan el la zona económica especial del High Technologies Park cerca de la capital Minsk, que trabajan con minería, intercambio, ICOs u otras operaciones relacionadas con criptomonedas no pagan impuestos.

Eslovenia

Para Eslovenia, el sistema fiscal para particulares y compañías involucradas con BTC es diferente. Mientras que no hay impuestos a plusvalías para los ciudadanos por la venta de bitcoin y otras criptomonedas, se espera que paguen impuesto sobre la renta sin importar la moneda que sea utilizada. No obstante, se exige que las compañías que reciben pagos en BTC o de minería de criptomonedas paguen impuestos con las tarifas corporativas.

Los impuestos a las corporaciones “dependen de las circunstancias de un caso en particular y la información provista en la declaración: estatus del receptor de ingresos, tipo de ingreso. Si las ganancias son reconocidas como plusvalías, entonces el impuesto es 19%”, dicen los expertos. 

Malta

La afamada “isla blockchain” de Malta no establece impuestos a monedas digitales almacenadas a largo plazo, ni plusvalías o IVA. Sin embargo, los intercambios de cripoactivos realizados en un mismo día son considerados como comercio diario en acciones o intercambio extranjero, los cuales tienen un impuesto de 35% para los negocios.

Quizás, Malta es uno de los países más amigables hacia las criptomonedas en todo el mundo, legalizando una variedad de operaciones en criptoactivos en el país. El gobierno reconoce a bitcoin “como una unidad de cuenta, medio de intercambio, o un almacenamiento de valores”.

Suiza

En Suiza, uno de los paraísos para las criptomonedas en Europa, los individuos calificados que compran, venden o poseen criptoactivos para beneficio personal no están obligados a pagar impuestos por sus ganancias, pero los ingresos por minería, considerados como ingresos por empleo, están sujetos a impuesto sobre la renta. Las ganancias por intercambio de criptomonedas por parte de profesionales calificados están sujetos a impuesto corporativo mientras que los sueldos pagados en bitcoin deben ser declarados para efectos de impuesto sobre la renta.

¿Qué opinas de los impuestos a bitcoin en todo el mundo? Comparte con nosotros tu opinión en la sección de comentarios.

Artículo original escrito por Jeffrey Gogo para News.bitcoin.com

Traducido por Carlos Hernández-Bitter para Pandanoticias.xyz.

Comentarios

Comentarios