El pasado 14 de septiembre el exchange japonés Zaif fue víctima de un robo masivo de criptomonedas, del cual se calculan aproximadamente $ 60 millones en pérdidas. De manera inmediata, la FSA al ser comunicado de dicho robo, tomó cartas en el asunto realizando una revisión interna en el exchange, además, comunicó a los otros 16 exchanges legales registrados en Japón la revisión de sus medidas de seguridad.

Por otro lado, el ente regulador financiero de Japón se plantea imponer otra sanción en contra de Tech Bureau, ya que el Buró de la tecnología ignoró los dos llamados de atención (uno en marzo y otro en julio) con respecto a sus medidas de seguridad.

Medidas por parte de la FSA y el sector financiero japonés

Zaif responderá ante sus clientes por los activos perdidos en el robo sin existir una legislación japonesa que se lo indique, ante ello, la asociación encargada de regular los intercambios de divisas virtuales de japón está considerando tomar pautas para la compensar los ciberataques de criptomonedas. Es importante destacar que la reiteración de este tipo de ataques se ha visto con mayor frecuencia en el último tiempo, con 158 casos informados en todo el país desde enero a junio de este año, según informa un medio local.

La FSA realizará un seguimiento más minucioso y detallado a los exchanges registrados, verificando todas sus medidas de seguridad y optimizando los sistemas de administración de activos para los clientes. En conjunto a ello, reanudará las evaluaciones hacía los exchanges recién registrados, incluyendo las inspecciones in situ.

Actualmente más de 160 exchanges están en una lista de registro, la cual se plantea revisar con más rigurosidad por parte del ente regulador.

El sector financiero japonés ya ha tomado medidas en contra de la piratería. Los bancos, según las leyes de protección al depositante, tienen el deber de compensar el dinero retirado correspondiente a tarjetas de débito o crédito robadas.

Por otro lado, en las compañías de valores el efectivo de los clientes se mantendrá en bancos fiduciarios, mientras los valores se gestionan por separado. Esto se debe a que dichas medidas de seguridad reducen las amenazas de robo.

Desde el ataque a Coincheck a principios del año, el comercio de criptomonedas en Japón descendió considerablemente. Es evidente que con este nuevo robo a Zaif se crea una gran incertidumbre en el mercado japonés dado que los inversores tendrán tendencia a alejarse aún más de los exchanges locales regulados y no regulados por igual.

Declaraciones con respecto al tema

Nikkei, un medio local, citó al ministro de finanzas en un rueda de prensa:

“Es lamentable que monedas virtuales de 6.700 millones de yenes se perdieran por un acceso ilegal a la compañía de intercambio de monedas virtuales Tech Bureau … Hay un problema con el sistema y la gobernanza … Comprenderemos la situación actual y conduciremos las respuestas administrativas necesarias para la protección del usuario”

Al mismo tiempo, varios exchanges alzaron su voz sobre el tema de la seguridad, entre ellos Bitflyer, el exchange que involucra mayor número de operaciones en Japón, expresó:

“A la luz del reciente robo de activos de Tech Bureau Corp., hemos llevado a cabo una inspección inmediata de nuestros sistemas de administración de activos. No detectamos signos de actividad no autorizada“

La plataforma de intercambio cripto dejó de aceptar nuevos clientes desde que la FSA le asignó una orden de mejora en junio.

¿Piensas que las medidas tomadas por el ente regulador mejorarán el rendimiento del mercado japonés? Luego de estos ataques, ¿aún confías en los exchanges nipones? Comparte con nosotros tus opiniones en la sección de comentarios y déjanos saber que tal te ha parecido este artículo.

Comentarios

Comentarios