Los combustibles fósiles están para quedarse

Al menos por el futuro previsible, las fuentes de energía tradicionales como el petróleo y el gas están para quedarse. Su abundancia y precios relativamente bajos en comparación con las renovables, su utilidad, circulación e infraestructura de apoyo bien desarrollada son difíciles de superar. Sin embargo, a pesar de estas obvias ventajas, extraerlos del suelo puede ser a veces un proceso en el que se desperdician recursos. 

La electricidad es el costo principal de la minería de Bitcoin y mientras la acuñación de la moneda frecuentemente está sustentada por energía renovables como la hidroeléctrica, la energía de fuentes tradicionales también es ampliamente usada. La minería de criptomonedas puede utilizar el excedente de combustible que de otra manera sería desperdiciado, y las industrias de petróleo y gas son un buen ejemplo. Con la propagación de los métodos alternativos de extracción incluso en lugares remotos y de difícil acceso, crece la necesidad de consumidores in situ. Nuevos pozos de petróleo de esquisto han estado surgiendo a través de Norteamérica y otras partes del mundo en los últimos años. Frecuentemente, estos están ubicados lejos de mercados potenciales, y el transporte de ciertos subproductos tales como metano y otros compuestos que forman el gas natural no siempre es económicamente viable, ya que los precios de red son muy bajos o debido a que se necesita infraestructura adicional para transportar el combustible.

El gas asociado, o gas residual, es responsabilidad de las compañías petroleras y tienen varias maneras de lidiar con esto. Si el pozo está cerca de un mercado, los productores lo pueden llevar a sus consumidores mediante gasoductos. Como alternativa, lo pueden quemar o liberarlo en la atmósfera. No obstante, las autoridades en Estados Unidos y Canadá imponen restricciones en la cantidad de gas que puede ser quemado o liberado. Exceder esos límites puede conllevar a costosas suspensiones en la producción.

La minería de criptos vuelve rentable los excedentes de gas

La instalación de equipos de minería de Bitcoin en las zonas de producción petrolera brinda una solución a estos problemas. Algunas compañías ya ofrecen este tipo de servicio. Se utilizan motores de gas para generar electricidad para los equipos mineros. Los productores de petróleo pueden cumplir con las cuotas de liberación de gas y recibir ingresos adicionales, mientras aseguran la extracción ininterrumpida de petróleo. Las recompensas de la minería pueden ser significativamente más altas que los ingresos que la mayoría de compañías obtienen cuando venden gas a la red. Al mismo tiempo, se evita liberar a la naturaleza un potente gas de efecto invernadero (el gas metano es 25 veces más dañino que el CO2).

Upstream Data es una compañía canadiense que ofrece datacenters mineros móviles que pueden ser comprados o rentados por compañías petroleras y ubicados en las instalaciones que necesitan deshacerse de gas asociado. Estos pueden generar más de 15 veces más recaudaciones que el precio del combustible en el mercado, mientras se limita las emisiones de carbono. Los datacenters vienen en diferentes configuraciones dependiendo de los equipos y tasa de consumo de energía. Se puede ordenar el Combo Ohmm todo en uno, con hasta 125 kW de ASICs y un grupo electrógeno de gas natural, todo acomodado en un contenedor modificado para su transporte. La versión de rango medio comienza en 28.000 dólares canadienses (21.400 dólares estadounidenses). Un nuevo producto llamado Ohmm Mini, un datacenter apilable de 50 kW también está en venta, y Ohmm Mega, de 1.000 kW, está en desarrollo actualmente.El fundador y CEO de Upstream Data, Stephen Barbour, quien es ingeniero mecánico con ocho años de experiencia en la industria petrolera, declaró a News.Bitcoin.com que su negocio continúa recibiendo órdenes. Este mes, tuiteó acerca de la puesta en marcha de un nuevo datacenter Ohmm en Texas. El emprendedor señaló a los medios que su solución ha justificado aún más a la minería de criptos como medio de aprovechar el gas desechado. Su compañía sigue recibiendo nuevas órdenes y lleva a cabo pruebas con grupos grandes y pequeños. “Nos están sucediendo muchas cosas extraordinarias, por eso estamos emocionados de seguir expandiendo nuestros servicios”, comentó Barbour y agregó: 

“Aparte de la industria petrolera, nuestros datacenters pueden ser usados para aplicaciones mineras tradicionales. Sin embargo, creemos que el futuro de la minería está en la industria de petróleo y gas debido a la gran cantidad de energía producida y desperdiciada”. 

Se queman enormes cantidades de gas varado cada año

Varios estudios han mostrado que las compañías petrolera liberan o queman grandes cantidades de gas natural cada año. Según el Banco Mundial, 5,3 billones de pies cúbicos (150 mil millones de metros cúbicos) de gas natural son quemados anualmente, lo cual asciende al 25% del consumo total en Estados Unidos. Un análisis realizado por General Electric afirma que se quema el 5% de la producción mundial de gas anual. Se estima que el gas natural varado asciende al 60% de las reservas del planeta.

EZ Blockchain es otra compañía que está expandiendo sus operaciones en este sector. Ha diseñado un sistema móvil de reducción de combustión que puede ser instalado en plataformas de pozos petroleros para minar monedas digitales usando energía del gas quemado. Sus unidades mineras portables EZ Smartbox obtienen energía de generadores que convierten el gas asociado en electricidad usada en procesamiento de datos incluyendo la minería de criptos. La compañía, con sede en Chicago, ya ha entregado 13 unidades móviles en tres locaciones, con 6 MW en operación y 64 PH/s de hashpower. Para saber más de estas operaciones y conocer más acerca de la industria, News.Bitcoin.com contactó a Sergii Gerasymovych, fundador de EZ Blockchain.

“Nuestra área principal de operaciones y mercado objetivo es la región de Bakken en Dakota del Norte, la cual posee abundante gas siendo quemado, con más de 1.500 BTU/ft3. El gas crudo no es limpio, está compuesto de metano, butano, hexano, pentano, etano y otros gases. Se requiere por ley que las compañías de GNL lo purifiquen antes de ser quemado y los productores gastan dinero haciendo esto”, explicó el emprendedor.

En la configuración más sencilla de la solución EZ Smartgrid, un datacenter puede ser equipado con 250 mineros S9 y utilizan hasta 100 mil pies cúbicos de gas al día con un generador eléctrico a gas. “Es un grano de arena en el desierto para los productores petroleros, pero estamos trabajando fuertemente para solucionar este problema. Nos asociamos estratégicamente con un distribuidor de generadores de Jenbacher con un rango energético de 200 kW a 10 MW y flexibilidad para funcionar tanto con gas natural como con otros gases” señaló Gerasymovych. Él opina que es un gran cambio ya que un pozo pequeño promedio en Dakota del Norte produce cerca de 350 mil metros cúbicos de gas al día, y una plataforma petrolera puede tener cinco o más pozos.

Actualmente, la compañía está trabajando con un productor de petróleo en la región de Bakken y está por comenzar operaciones con otra. Su equipo también está evaluando una ubicación de 10 MW en la cuenca de los Apalaches. El fundador de EZ Blockchain cree que hay una gran oportunidad para la expansión de este tipo de minería de criptos, particularmente en Norteamérica donde, debido al auge del esquisto, hay muchos pozos donde se quema este gas. Este combustible no va a ninguna parte y construir gasoductos no es económicamente factible.

“Hay suficiente gas desperdiciado sólo en Dakota del Norte para darle energía a un tercio de la red completa de Bitcoin. La minería de Bitcoin puede ser hecha completamente fuera de la red, solucionando un problema ambiental”.

Sergii Gerasymovych espera que más compañías de perforación instalen y operen equipos mineros in situ para utilizar el excedente de gas que sería de otra manera desperdiciado. Sin embargo, esto no va a suceder rápidamente porque la industria de petróleo y gas es muy conservadora. Va a llevar tiempo para que compañías pequeñas y medianas busquen un enfoque nuevo e innovador. “Ellos están en la industria de extracción de petróleo, no de minería de bitcoin. Por eso, normalmente EZ Blockchain maneja las operaciones mineras”, comentó.

Gerasymovych enfatizó que estas operaciones por lo general necesitan mucha inversión en los equipos iniciales de generación a gas. “Este es otro obstáculo que enfrentamos con los productores de petróleo. Las pequeñas compañías pueden operar decenas de pozos y compañías medianas cientos o miles. Esto significa que las operaciones de minado muy grandes deben ser construidas y financiadas para hacer que desaparezca completamente el problema del quemado de gas”, explicó. Las compañías de petróleo y gas están un poco indecisas sobre invertir dinero en una industria que no conocen bien y puede llevar algo de tiempo para que la tecnología se convierta en una solución corriente. 

La expansión de la industria de petróleo de esquisto en Norteamérica y la escala de desperdicio de gas han creado las condiciones ideales para servicios como los ofrecidos por Upstream Data y EZ Blockchain, y estas no son las únicas compañías que están trabajando para utilizar el abundante subproducto en las aplicaciones de la minería de criptos. La compañía estadounidense Crusoe Energy Systems está desarrollando sus propias soluciones en el campo, ayudando a los productores de petróleo y gas a reducir la quema de gas mientra se mantienen las ganancias verificando las cripto transacciones. Recientemente, la startup recaudó $4,5 millones en una ronda de financiamiento inicial liderada por Bain Capital Ventures y Founders Fund Pathfinder, subiendo su recaudación total a $5,1 millones.

Este capital será usado para financiar la producción de los datacenters móviles diseñados para minar monedas digitales en zonas de perforación petrolera. La meta es proveer un servicio para la reducción de quemado a gran escala para la compañías de extracción de petróleo y gas en toda Norteamérica. Las unidades datacenter modulares son instaladas en contenedores de transporte y pueden ser implantadas en cualquier zona de pozos petroleros en Estados Unidos y Canadá para empezar a minar en unos pocos días. Los sistemas no sólo reducen el quemado sino también eliminan la mayoría de las emisiones de gases de compuestos volátiles como el óxido de nitrógeno (NOx) y monóxido de carbono (CO).

Descentralizando el consumo energético en la minería de Bitcoin

Mientras la minería de criptomonedas se ha hecho cada vez más centralizada con el paso de los años, hay razones de peso para que la generación de energía usada en este proceso se descentralice gradualmente, gracias a soluciones como esta. Los datacenters que funcionan con gas varado trabajan en fondos mineros, pero son unidades móviles que pueden ser instaladas en cualquier parte. Debido a que la búsqueda de energía barata se intensifica, siendo la electricidad el mayor gasto en la minería de Bitcoin, cada vez más negocios probablemente desarrollen productos que permitan el uso de energía cercana a su fuente.

Las compañías que se especializan en la utilización de este tipo de gas tienen algunos retos por superar. Los datacenters requieren mantenimiento, a veces se necesita reiniciar los equipos mineros, los gasoductos se pueden congelar, y es difícil establecer una conexión confiable de internet en lugares remotos. Además de eso, la baja eficiencia de los motores de gas usados para dar energía a los módulos mineros, menos del 30% y aún se pierde la mayor parte de la energía como calor y a través de los tubos de escape. Las prohibiciones impuestas a la extracción de petróleo de esquisto y gas, y la fracturación amenazan también el negocio. 

Sin embargo, la minería de Bitcoin todavía es una opción viable para las compañías energéticas que operan lejos de los mercados potenciales y bajo estrictas regulaciones a la liberación y quemas de gas. Los contenedores con los equipos mineros también pueden ser instalados en campos ordinarios de gas natural y ser explotados en donde sea que la acuñación de monedas sea más rentable que vender el combustible a otros consumidores. Junto a Canadá y Estados Unidos, Rusia, China, Irán y Arabia Saudita están entre los mayores productores de gas natural en el mundo. Las reservas probadas mundiales han sido estimadas en 6,95 trillones de metros cúbicos.

¿Crees que habrá un rápido desarrollo de otras tecnologías mineras utilizando el excedente de combustibles fósiles o los que se desperdician? Comparte con nosotros tu opinión en la sección de comentarios.

Artículo original escrito por Lubomir Tassev para News.bitcoin.com.

Traducido por Carlos Hernández-Bitter para Pandanoticias.xyz.

Comentarios

Comentarios