La censura de Facebook es una ayuda para las plataformas de video impulsadas por criptos

Existe una furiosa guerra de información en la web en la que está todo en juego. En las redes sociales, nuevos sitios y plataformas de video, se está luchando una batalla por la libertad de expresión. Si las compañías tecnológicas y los titanes de los medios prevalecen, la verdad subjetiva será censurada, los disidentes vetados, y la historia de la humanidad será contada por los vencedores. Mientras tanto, los “chicos malos” (personas normales que se atrevieron a expresar opiniones controversiales o compartir memes provocadores) también serán borrados de los libros de historia.

Cuando Alex Jones fue bloqueado por Youtube, Twitter, Google Play y Apple durante el mismo fin de semana, a lo cual siguió Facebook poco después, los críticos advirtieron que que esto era sólo la punta del iceberg. Si esto le pudo pasar al excéntrico pero inofensivo Jones, profetizaron los críticos, le podría pasar a cualquiera. Resulta que tenían razón. A un año de la destitución multilateral del fundador de Infowars.com, la guerra de la información que se está librando en la web ha comenzado a provocar daños colaterales. Pero tal como la vida florece en lugares inhóspitos, ya sea en los abismos más oscuros del océano o los picos más altos de las montañas, el blitzkrieg de libre expresión ha ofrecido resistencia por parte de una cadena de compañías pro-cripto y anti-censura incluyendo Gab, Verasity y Bitchute. 

La censura es un terreno peligroso, y una vez que las compañías tecnológicas comienzan a complacer las demandas de la brigada banhammer (típicamente izquierdista), pronto todos se convierten en objetivos. Hubo una época cuando las plataformas de redes sociales como Twitter se adherian a las disposiciones de libre expresión consagradas en la constitución de Estados Unidos, lo que significaba que cualquier cosa se consideraba juego limpio, excepto el doxing, amenazas o violencia física. Esto es una muestra de como se ha profundizado la situación en los últimos cinco años y la alternativa Gab de libre expresión ahora es considerada radical por adherirse a la misma política. Mientras tanto, Facebook ha contratado a 15 mil moderadores que consultan “un laberinto de presentaciones de PowerPoint buscando lo que esté prohibido”, convirtiendo a la red social dominante en un “árbitro poderoso de la expresión global”.

La censura de Youtube está avivando las peticiones de alternativas amigables con las criptos

Mientras Silicon Valley pretende interesarse en el asunto, dentro de la criptoesfera (un conglomerado amorfo de compañías de blockchain, criptos y web3 sin una estructura industrial, geografía y jerarquía oficial) se está gestando un antídoto. Las criptomonedas comenzaron como un medio para intercambios entre pares, pero las condiciones cada vez más adversas las han forzado a evolucionar en un sistema para los más desfavorecidos digitalmente. El fundador de Gab, Andrew Torba, tiene razón cuando se refiere a bitcoin como “el dinero de la libre expresión”.

Gab ha permanecido leal a BTC a través del desarrollo de su navegador Dissenter y el plugin del mismo nombre, que permite los comentarios libres en los sitios web de medios que odian la noción misma de discurso libre. Mientras tanto, Brave, el software que Gab bifurcó para crear su navegador web de libre expresión, también se ha fortalecido contando con más de 40 millones de descargas. El modelo de publicidad basado en atención que Brave ha iniciado fue desarrollado luego por otras cripto compañías, brindando incentivos adicionales para que los fans abandonen a los gigantes amantes de la censura y se cambien a alternativas menos parcializadas.

Verasity incentiva la migración a plataformas más amigables

Verasity es una cripto compañía que está haciendo por los videos lo que Brave ha hecho por los navegadores web. Su solución basada en atención da la posibilidad a los editores de video proporcionar contenido con recompensa para sus espectadores. Verasity tiene el propósito de llevar la adopción de alternativas a Youtube que sean amigables con las criptos proporcionando medios para que los creadores ganen dinero con sus contenidos en múltiples plataformas. ¿Qué tiene que ver esto exactamente con la libre expresión? Bueno, como señala Verasity, convencer a los usuarios de cambiarse a nuevas plataformas no es poca cosa. Esta cita a Pewdiepie, quien sólo consiguió que 0,25% de sus seguidores en Youtube se cambiaran a la alternativa basada en blockchain Dlive. Brindando medios fáciles para que los creadores de contenidos ganen dinero por las intrépidas almas que tomen el viaje con ellos les provee una red segura, dando confianza a los vloggers de que existen alternativas viables al modelo de recaudación por publicidad de Youtube.

Sin embargo, como señala Junseth en “¿Por qué una alternativa a Youtube no es una propuesta fácil?”: 

Logo de Verasity

“[Los gigantes tecnológicos] pueden vetar a cualquiera o cualquier negocio expulsándolos de sus plataformas y/o negándose a vender el inventario del sitio web. Esto significa que para que pueda surgir una plataforma que compita exitosamente con Youtube y sea tan rentable como Youtube, primero tienen que iniciar un mercado estructurado de publicidad, y luego ganar dinero con los videos con este… porque… Google puede reducir el precio del alojamiento web… sería casi imposible alojar contenido de forma tan barata como ellos lo hacen”

Verasity no está sólo en esta búsqueda. Una serie de competidores está poniendo la alfombra roja a influencers vetados que han sido declarados persona non grata en Youtube, propiedad de Google (Asimismo Google ha estado haciendo el máximo empeño de expulsar a Gab de su Play store, porque un subgrupo de usuarios de la red de libre expresión son conocidos por utilizar frases agresivas). Bitchute, aunque no es estrictamente una plataforma de video impulsada por criptos, usa la misma tecnología de torrent P2P que hizo a BitTorrent y Bitcoin tan efectivas. Y también está Dtube, que señala que “debido a la naturaleza descentralizada de IPFS y la blockchain STEEM”, esta no es “capaz de censurar videos, ni aplicar directrices”. Los partidarios de bitcoin cash también tienen acceso a Cinema.cash, una plataforma de video anti-censura que permite que a los creadores de contenidos se les pague con BCH

Acudan al rey, mejor no falten

Por todos sus crímenes, Youtube permanece como la red dominante de videos por mucho. Sólo el segundo trimestre de este año, generó 138 millones de dólares, un incremento significativo del 220%. No obstante, no todo lo importante puede ser medido en dólares. Cuando el tiroteo de esta semana en Estados Unidos desencadenó peticiones de censura más rigurosa (esta vez se cree que el asesino compartió su manifiesto en el tablero de mensajes de 8chan), Gab.com lo expresó mejor a un reportero de Buzzfeed: 

“El futuro de la comunicación y el flujo de información en internet es descentralizado y de código abierto. Los días de silos de datos centralizado como Facebook, Twitter y Google se acabaron. La prensa necesita comprender esto rápidamente, porque el futuro ya está aquí y no puede ser detenido. Ni por tí, ni por mí, ni por los gobiernos, ni por Silicon Valley”

¿Qué plataformas crees que puedan tener oportunidad de quitarle una parte del mercado a Youtube? Comparte con nosotros tu opinión en la sección de comentarios.

Artículo original escrito por Kai Sedgwick para News.bitcoin.com.

Traducido por Carlos Hernández-Bitter para Pandanoticias.xyz.

Comentarios

Comentarios