La demanda supera la oferta

Hydro-Québec se ha convertido en el blanco de quejas y fuente de preocupaciones para los mineros locales luego de pausar la recepción de solicitudes para el servicio. Pocos meses atrás, gracias a los bajos costos de la electricidad la provincia de Quebec se auto-proclamaba como el paraíso para la industria de criptomonedas por excelencia. Éric Filion, vicepresidente de clientes de Hydro-Québec, en una entrevista viralizada para un medio local aseguraba que:

“El costo de nuestra energía […] es el más bajo en América del Norte. Nuestra temperatura promedio anual, que es más fría, […] se está convirtiendo en un factor interesante para ellos, porque sus costos de enfriamiento son realmente más bajos”.

La promoción acelerada del edén criptográfico motivó a que cientos de empresas, especialmente asiáticas, decidieron ponerse en contacto con Hydro-Québec. Sin embargo, el excedente de demandas obligó al proveedor de energía a tomar severas medidas a fin de prevenir que no se viese afectado el suministro local.

Hydro-favoritismo

Luego de levantar la moratoria que permitía a los mineros contratar los servicios de electricidad, y ahora el establecimiento de una nueva serie de regulaciones internas que están favoreciendo solo a grandes corporaciones como Bitmain, la comunidad minera de Quebec está acusando a la empresa de minería china de monopolizar la industria.

Jonathan Bertrand, el fundador de D-central, recientemente tomó su cuenta en Twitter para expresar su descontento sobre las directrices implementadas por Hydro-Quebec. Según Bertrand, el nuevo sistema de subasta utilizado para determinar qué empresas mineras pueden comprar electricidad en la provincia está marginando a las operaciones mineras locales más pequeñas.

Parece claro que se trata de una jugada política de @hydroquebec y @LiberalQuebec para sofocar a las pequeñas empresas y concretar acuerdos con gigantes asiáticos”, aseveró Bertrand en un tweet publicado.

Aunado a ello, la prensa nacional como Les Affaires ha empezado señalar posibles especulaciones en torno a movimientos irregulares del gigante de la minería. De acuerdo con el medio, Bitmain se registró el 14 de junio sin haber declarado sobre “sus actividades económicas o la cantidad de empleados en Quebec”. Lo que levanta mayor sospecha es que sucedió exactamente una semana después que el Ministro de Energía de Quebec anunciara la moratoria sobre nuevos proyectos criptográficos, y siete días antes de que Hydro-Québec comunicara sobre el proceso de selección industrial de blockchain. Asimismo, Les Affaires indicó que existen rumores de que Hydro-Québec, el gobierno de Couillard y un grupo de terceros firmaron un pre-acuerdo con el objeto de instalar infraestructuras relacionadas con la blockchain.

Cuéntennos, ¿creen que empresas grandes como Bitmain están monopolizando la industria minera? ¿Piensan que las políticas de Hydro-Québec fueron impuestas para favorecer a las empresas grandes? Déjennos saber en la sección de comentarios.

Comentarios

Comentarios