Tribunal del Distrito pone en prisión preventiva al imputado

Un medio de noticias local informó que un hombre cuya identificación aún permanece sin ser develada por orden judicial del Tribunal de Distrito de Christchurch en Nueva Zelanda, se declaró culpable de robar más de 170.000 dólares americanos en activos digitales y de crear copias de las claves privadas del extinto exchange Cryptopia.

“El acusado admitió que estaba frustrado con Cryptopia, pero también motivado por la creencia de que podría salirse con la suya con el robo, ya que pensó que nadie revisaría las viejas wallets de depósito”.

Las acusaciones para el ex-empleado de Cryptopia establecen los cargos de robo por parte de una persona en una relación especial y robo de más de 1.000 dólares NZD. Adicionalmente, el tribunal de distrito de Christchurch ha concedido al ex-trabajador de Cryptopia la supresión provisional del nombre, por lo que hasta los momentos no puede ser revelada esta información.

Caso del exchange Cryptopia ya se había complicado

Cryptopia con sede en Nueva Zelanda, fue uno de los exchanges más reconocidos en el país y contaba con más de 80 trabajadores y millones de clientes alrededor del mundo, pero en 2019 fue víctima de un hackeo en el cual desapareció el 15% de los activos digitales de los usuarios, valorados para el momento en 17.85 millones de dólares. Hoy en día aún están intentando recuperarse los activos perdidos durante el ataque. 

Este robo fue considerado como uno de los más grandes de la región, por lo que la compañía empezó a ser liquidada por la empresa de contabilidad Grant Thornton. Según los informes del caso contra el ex-empleado de Cryptopia, el acusado afirmó que tuvo preocupación entorno a esto, ya que las claves privadas de las wallets de los clientes estaban en poder del exchange, por lo que hizo una copia no autorizada de estas y se las llevó para guardarlas en su computador.

Con las claves en su poder, el acusado tuvo acceso a miles de wallets digitales y a millones de dólares en diferentes criptomonedas. Posteriormente, en septiembre de 2020 David Ruscoe de la firma Grant Thornton, recibe un correo de un cliente de Cryptopia donde explica que depositó erróneamente bitcoins y pedía la devolución. Al revisar las wallets, notaron que 13 BTC se retiraron de forma ilegal.

En ese mismo mes, el ex-trabajador se comunicó con Ruscoe para comunicarle lo que había hecho y el robo que cometió a las wallets de los clientes de Cryptopia, pensando que con ese hecho no sería señalado o acusado legalmente. Sin embargo, no resultó como lo esperaba y la sentencia oficial se la darán el próximo 20 de octubre.

¿Cómo te parece el caso del exempleado de Cryptopia? ¿Crees que al declararse culpable por lo sucedido, la condena sea menor? Queremos conocer tu opinión, déjanos tus comentarios en nuestra sección.

Comentarios

Comentarios