Por su flexibilidad e innovación, la llamada fiebre de criptomonedas ha llegado a todas partes del mundo. Desde estudiantes a trabajadores del gobierno, todos se encuentran invirtiendo su dinero en proyectos basados en la blockchain a un ritmo acelerado. Sin embargo, muchos seguidores de la moneda digital se están lanzando a aguas desconocidas, invirtiendo todos sus fondos sin conocer el mercado.

“No hay tinieblas sino en la ignorancia”

La revolución de las criptomonedas ha atraído la atención no sólo de inversores sino también de los estafadores. Al no estar formalmente regulados por ninguna entidad financiera, muchos estafadores están ganando grandes cantidades de dinero a través de startups y el uso de ICOs para el financiamiento de proyectos basados en el esquema Ponzi.

¿En qué consiste el esquema Ponzi?

El esquema Ponzi, conocido también como esquema piramidal o burbuja, se trata de una estafa de inversión, es decir, una operación fraudulenta en la que se garantiza a los inversores el pago de intereses a corto o largo plazo. Ahora, el detalle central del esquema es que el pago de las ganancias procede del mismo dinero de los inversionistas.

Este modelo tuvo sus orígenes en la década de los 20, y el nombre fue acuñado por Carlo Ponzi, un famoso estafador italiano residente en Estados Unidos, quien a través de su empresa Securities Exchange Company hacía falsas promesas a sus inversores sobre ganancias del 50% en un período de 45 días, o el 100% dentro de 90 por la compra-venta de cupones postales.

¿Cuáles son sus características?

Un punto interesante del esquema Ponzi es que su duración depende completamente de la entrada de nuevos inversores. La persona o empresa implicada en este tipo de estafas siempre tendrá como foco atraer nuevas personas para así pagar con ese dinero los intereses de antiguos inversores.

En su mayoría estos modelos prometen altos rendimientos de inversión sin ningún tipo de riesgo. Hay que estar atentos a este tipo de premisas, no existe inversión que no implique riesgos, en especial aquellas que generan grandes ganancias.

Las empresas involucradas en este tipo de estafas no están registradas. Las empresas deben estar bajo la jurisdicción de un ente regulador responsable de hacer cumplir las leyes de los mercados financieros.  

¿Cripto estafas?

El Ponzi es una de las estafas más clásicas, y después de tanto tiempo las personas creerán que esto ya no es posible. Sin embargo, dentro del ecosistema de las criptomonedas ha tenido más vigencia que nunca. Muchas personas ven las criptomonedas como una gran oportunidad de inversión, desean formar parte de esta maravillosa innovación pero no entienden cómo funciona su tecnología, lo cual los deja vulnerables a potenciales estafas.

En los últimos años, docenas de empresas han lanzado sus proyectos a partir de este esquema. Un caso conocido fue el de una empresa llamada OneCoin. De acuerdo George Mendonca, periodista de The Time of India, la policía “acabó un esquema financiero ilegal que involucraba OneCoin, una moneda cifrada (digital) similar a bitcoin”. En el reportaje Mendonca menciona que “congelaron las cuentas bancarias de las compañías involucradas y se incautaron de casi 19 millones de rupias depositadas por inversores con los promotores”.

Casos similares se han escuchado en torno a las criptomonedas, el más reciente en discusión es el de Bitconnect. Sin embargo, esto no quiere decir que todas las empresas participen en un esquema Ponzi. Mejor precavido, que arrepentido. Lo primordial antes decidir invertir todo tu dinero en proyectos basados en la blockchain es que te dediques a estudiar bien el mercado y los antecedentes de esas empresas. Y aunque esto no garantiza el éxito, estarás más confiado de que tu dinero está en las manos correctas.

Y ustedes, ¿ya habían escuchado sobre el esquema Ponzi? ¿Qué otro caso famoso conocen? Déjennos saber en la sección de comentarios.

Comentarios

Comentarios