Un informe que habla sobre las CBDC

El Deutsche Bank, una de las mayores instituciones financieras de Alemania, publicó un informe presentado por su extención de investigaciones llamado “Qué debemos hacer para reconstruir”, el cual consiste en presentar una serie de propuestas para ayudar a las economías mundiales a resurgir luego del impacto que tuvo el coronavirus en este sector.

Dentro de estas propuestas, se detalla que la propagación del COVID-19 a nivel mundial creó una aceleración en la revolución del efectivo digital, lo que permitirá a las CBDC reemplazar el dinero físico fiduciario que se utiliza diariamente. En base a esto, la entidad bancaria solicitó tanto al gobierno como al sector privado trabajar en alternativas a las tarjetas de crédito para eliminar las tarifas de intermediarios.

“Por ahora, la prioridad debe estar en los sistemas regionales de pago digital. A largo plazo, las monedas digitales del banco central reemplazarán al efectivo”.  

La institución bancaria destaca que varios estudios han demostrado cómo el virus puede adherirse al efectivo por días o incluso semanas, es por ello que se ha incrementado considerablemente el uso de otros métodos de pago como las tarjetas de crédito y los pagos digitales. 

De esta manera, muestran como ejemplo el Reino Unido, donde el número de vendedores que utilizan estas soluciones digitales aumentó del 8% al 50% de febrero hasta abril de este año, regulando un poco la tendencia en agosto, estabilizando la media alrededor de un 33%.

Una tendencia liderada por China 

Viendo el incremento que está teniendo esta tendencia a nivel mundial, el banco alemán resalta lo atrasados que están muchos países en el desarrollo de las CBDC, teniendo a China y a Suecia liderando los proyectos para emitir estas criptomonedas, factor que puede obligar al sector privado a adoptar las monedas digitales y las políticas de otros países como medio de pago.

Para dar una solución ante esta problemática el artículo presenta algunos desarrollos que se deben implementar para ayudar a los países con el desarrollo de sus CBDC, entre ellas se destaca que Europa necesita un conjunto de soluciones de pago independiente, aunado a esto, los bancos centrales deben colaborar con grandes entidades financieras y otros sistemas de pagos para crear diferentes propuestas que ataquen esta necesidad de los consumidores.

“Los bancos centrales están comenzando lentamente a repensar el modelo de efectivo del siglo XVII y acelerar el desarrollo de las monedas digitales respaldas por el banco (CBDC)”.

Volviendo a los porcentajes, el artículo indica que una encuesta hecha por el Banco de Acuerdos Internacionales, presentada en el enero de 2020, revela que 80% de los bancos centrales están desarrollando su CBDC, mientras que el 10%, sobre todo mercados emergentes, ya están realizando pruebas piloto. 

Comentarios

Comentarios