El Banco de Pagos Internacionales (BPI) anunció en su plan de trabajo anual que va a trabajar en el desarrollo de una plataforma de pagos internacionales donde será posible utilizar las monedas digitales de los diferentes bancos centrales, o CBDCs por sus siglas en inglés.

Además, el BPI, conocido como el “banco central de los bancos centrales”, explica en su plan que en un futuro:

“Los bancos regulados y proveedores de servicios de pago usarían la plataforma como una infraestructura común de pagos, permitiendo que los participantes compren, intercambien, transfieran y canjeen las diferentes CBDCs”

Otras iniciativas propuestas por el banco incluyen la investigación de prototipos de “arquitecturas de distribución escalonada minorista de CBDCs” y emitir bonos verdes tokenizados.

Centros de Innovación y bancos encargados de las iniciativas

Estos proyectos serán realizados por el Centro de Innovación del BIP (BISIH por sus siglas en inglés) en sus sedes de Suiza, Hong Kong y Singapur, con la colaboración de los bancos centrales locales. 

La sede de Suiza, junto con el Swiss National Bank y el operador de infraestructura SIX, están encargados del proyecto Helvetia, el cual tiene como objetivo demostrar la viabilidad funcional de combinar activos tokenizados con dinero proveniente de bancos centrales, para lo cual realizó dos pruebas exitosas en diciembre de 2020. 

El centro de Hong Kong trabajará en el desarrollo el “puente de múltiples CBDCs”, el cual facilitará las transferencias transfronterizas de bonos mediante el uso de DLT. Además, actualmente está desarrollando un prototipo de corredor de pagos que impulsará el uso de las monedas digitales de los diferentes bancos.

Por su parte, Singapur está encargado de la mencionada plataforma para bancos y proveedores de pagos, que funcionará principalmente con CBDCs al mayor. 

Los bancos se quieren adaptar al cambio tecnológico

En el comunicado de prensa sobre el plan anual, el director de BISIH, Benoît Coeuré, expresó: “Este programa de trabajo muestra nuestro compromiso con la exploración de las maneras más prácticas de aprovechar el cambio tecnológico para el beneficio de los bancos centrales”. 

Es lógico que una organización de este alcance a nivel mundial se interese por los desarrollos en el sector de las CBDCs, ya que cada vez más bancos centrales están poniendo en marcha la creación de estas monedas digitales, y de esta manera poder aprovechar las ventajas del cambio tecnológico al que hace referencia Coeuré.

Finalmente, varios países han mostrado su disposición a invertir en el desarrollo de sus monedas digitales como China, Japón, Brasil y Australia entre otros. Incluso el Banco Central Europeo asomó la posibilidad de su lanzamiento en 2021. También, el propio BPI se reunió en octubre con siete bancos centrales para elaborar un informe acerca de los principios fundamentales de este tipo de activo nacional. 

¿Qué opinas sobre la iniciativa del BPI?¿Qué ventajas crees que puede traer para un país la creación de una CBDC? Comparte con nosotros tu opinión en la sección de comentarios.

Comentarios

Comentarios