Las criptomonedas, con su carácter descentralizado y, sobre todo privado y casi anónimo, constituyen un objeto de inversión bastante atractivo para personas de ámbitos muy diversos, dentro de los cuales figuran los deportes.

Varios clubes deportivos del mundo se han interesado en asociarse con empresas de criptomonedas, y dependiendo de cómo se aborden dichos proyectos, estos pueden resultar en empresas más grandes. 

Ahora bien, son los representantes de dichos clubes quienes toman las decisiones en este aspecto. Y aunque de hecho es una buena idea para garantizar fondos para el deporte, por ejemplo, también puede haber lados oscuros en las negocios resultantes.

Arresto por presunto lavado de activos

Tal es el caso de Álvaro Vélez Trillos, un reconocido empresario colombiano y también expresidente del equipo de fútbol local Cúcuta Deportivo, que fue capturado recientemente por estar implicado presuntamente con actos delictivos.

Según la agencia local de noticias WRadio, un grupo de agentes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía General de la Nación en Colombia, hizo efectiva la orden de captura del empresario acusado del delito de lavado de activos. 

Vélez Trillos, quien fue socio del exalcalde Ramiro Suárez Corzo, en la compra del equipo Cúcuta Deportivo en el año 2004, también aparece como propietario de un conglomerado de casas de cambio que funciona en la frontera entre Colombia y Venezuela. Entre ellas, se habla de por lo menos siete empresas diferenciadas mercantilmente: Italcambios Cúcuta, Italcambios N° 2, MekaCambios, MekaCambios II, MekaCambios III, MekaCambios IV y Cambios Mercurio, una casa de cambio asociada con el exchange de criptomoneda Mercury Cash con sede en Estados Unidos.

La operación también incluyó la captura de otras cuatro personas, entre las cual se encuentra también uno de los hijos de Vélez Trillos, Rubén Dario Vélez Sánchez, quien es gerente y experto de mercadeo en Cambios Mercurio. Estos también deberán rendir cuentas por los cargos de lavado de activos.

A mediados de 2017, el portal Área Cúcuta anunció que Rubén Vélez, quien ya había trabajado en la industria cambiaria durante un largo tiempo, había unido fuerzas con un proyecto llamado Mercury Cash, del cual resultó un exchange de criptomonedas en Miami.

La captura se llevó a cabo en un reconocido club de la ciudad de Cúcuta y cuatro viviendas distribuidas en otros sectores de la capital de Norte de Santander, según informa La Opinión. Por su parte, el informe de Antena2 resalta que la Fiscalía aseguró que tiene “pruebas contundentes para sustentar la respectiva audiencia de imputación” contra los capturados.

Ahora bien, ¿Crees tú que el exchange tenga relación con los delitos de lavado de dinero? Y quienes ya hayan hecho uso de las casas de cambio involucradas, de seguir operativas, ¿Cómo crees que esto afecte sus servicios? ¡Esperamos tus comentarios!

Comentarios

Comentarios