Autoridades realizan la mayor restricción de fondos de su historia

Las autoridades policiales locales lograron recuperar una suma importante de dinero asociado con el caso de Alexander Vinnik y el exchange BTC-e, señalado por presuntas actividades ilícitas de lavado de dinero con BTC, y quien actualmente es propietario de la compañía a la cual le fueron confiscado los activos. 

“La Unidad de Recuperación de Activos de la Policía de Nueva Zelanda ha restringido 140 millones de NZD a Canton Business Corporation y su propietario Alexander Vinnik, quien tenía fondos en esta empresa de Nueva Zelanda”.

Esta acción representa la mayor restricción de fondos que ha hecho la unidad durante los últimos 11 meses, la cual llega a un total de 165.4 millones de NZD en efectivo y cuentas bancarias, y casi 63 millones de NZD en activos y propiedades.

Unidad policial local está colaborando con la investigación internacional

Alexander Vinnik, propietario de Canton Business Corporation y del extinto exchange de criptomonedas BTC-e, fue arrestado en Grecia en 2017 por cargos de lavado de dinero y luego fue extraditado a Francia, donde se encuentra bajo custodia. 

El señalado exchange operaba desde los Estados Unidos, y no tenía los controles y políticas contra el lavado de dinero (AML por sus siglas en inglés), trayendo como consecuencia que personas hicieran uso de este para blanquear las ganancias procedentes de actividades irregulares que incluían: ataques de ransomware, corrupción, delitos de drogas, fraude, piratería informática y robo.

Tomando en cuenta el historial, el comisionado de la policía Andrew Coster, comentó que: “La policía de Nueva Zelanda ha trabajado en estrecha colaboración con el Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos para abordar este grave delito”, asumiendo también que las compañías de la región tampoco están exentas de ser víctimas.

El comisionado agregó que es probable que los fondos incautados: “Reflejan las ganancias obtenidas de la victimización de miles de personas en todo el mundo como resultado del crimen cibernético y organizado”.

Coster hizo hincapié que Nueva Zelanda no permitirá albergar ingresos ilícitos generados por criminales en otras partes del mundo, por lo que las organizaciones delictivas deben comprender que el sistema financiero y las empresas del país “no son lugares” para tratar de ocultarlos.

La Policía de Nueva Zelanda se mantiene alerta y en constante colaboración con socios internacionales para contribuir con el avance de las investigaciones, y con su experiencia llevarlas a los niveles más serios.

¿Cómo te parece el hallazgo realizado por las autoridades policiales neozelandesas? ¿Qué futuro le depara a Alexander Vinnik con la reciente acusación contra su compañía Canton Business Corporation? Queremos conocer tu opinión, déjanos tus comentarios en nuestra sección.

Comentarios

Comentarios