El avance en la adopción de las criptomonedas y la tecnología blockchain no solo permite que más personas disfruten de los beneficios de estos, sino también la proliferación de delincuentes cibernéticos interesados en robar criptoactivos o usar los equipos de otros para minarlos.

Y aunque suena a cosas de países desarrollados y con una mayor densidad personas involucradas con el sector, lo cierto es que América Latina no ha pasado desapercibida en este ámbito.

Colombia, por ejemplo, uno de los países en los que el ecosistema blockchain es más interesante y fuerte, ha destacado en la región en un informe reciente titulado “Tendencias Cibercrimen Colombia 2019-2020”.

El documento indica que las aplicaciones de minería ilegal de criptomonedas vía dispositivos móviles representaron la mayor parte de los cibercrímenes registrados durante el 2019 en Colombia.

Criptominer, el malware más común en Colombia

Se trata de un estudio realizado por la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT) junto al Tanque de Análisis y Creatividad de las TIC (TicTac) y algunos expertos de la Policía Nacional Colombiana. También destacan la participación de empresas dedicadas a la ciberseguridad como Fortinet, McAfee, Cisco y Microsoft, entre otras. 

Durante el 2019, el Centro Cibernético Policial analizó 447 muestras de nuevos Malware obteniendo una tasa de éxito en 30 por ciento de los sistemas informáticos empresariales de Colombia.

234 de estas muestras maliciosas correspondían a la extensión APK, muy empleada en sistemas operativos móviles Android. Pero lo más resaltante de ello es que el 89 por ciento de estas eran del tipo Criptominer y el 11 por ciento restante Adwares. 

Malware es un término en inglés con el que suele hacerse referencia a programas maliciosos que tratan de afectar un ordenador, teléfono celular u otro dispositivo similar como tablets y dispositivos IoT. 

Los cibercriminales suelen infectar dispositivos por medio de propagandas fraudulentas difundidas a través de redes sociales y diferentes navegadores, por medio de los cuales persuaden a los usuarios para que instalen el malware en su dispositivo.

Durante los meses de Septiembre y Octubre se analizaron diversas muestras de malware en archivos APKs para sistemas operativos Android e identificaron un patrón similar frente a los permisos cargados en la memoria. Este método permite la modificación de la información almacenada en la tarjeta MicroSD, lo cual expone la información de los usuarios. 

 El gran problema de caer infectado con un Criptominer, por ejemplo, es el deterioro de la vida útil del dispositivo. Este tipo de programas aprovecharán el 100 por ciento de los recursos físicos del equipo para llevar a cabo los arduos y conocidos procesos de minería de criptomonedas, que requieren enormes capacidades de cómputo. 

El segundo lugar para las infecciones de dispositivos en Colombia correspondió a los archivos de extensión .API, propios de los sistemas operativos iOS, los cuales representaron un 27 por ciento de las muestras analizadas en este estudio.

“Tendencias Cibercrimen Colombia 2019-2020”

El informe también reveló que el total de códigos maliciosos catalogados como malware entre las muestras analizadas, los más comunes correpondieron a Virus, Troyanos, Backdoors, Rootkit, RAT, Dropper y Ransomwares. De hecho, Colombia destaca entre los países que recibieron mayor número de ataques por ransomwares en Latinoamérica con un total de 252 casos, ubicándose después de Brasil y Argentina con un 30 por ciento. 

“Los ataques estarán centrados en inteligencia artificial donde las empresas podrían recibir audios o vídeos suplantando a ejecutivos, clientes y proveedores para conseguir transferencias de dinero”, señaló el consultor internacional de ciberseguridad Fredy Bautista, quien formó parte de esta investigación.

“Falsos perfiles en redes sociales para difusión de malware, uso de Botnet para la difusión de correos extorsivos e incluso, uso de mercados ilegales en Darknet que funcionan para la venta de datos bancarios en la Internet profunda. Este tipo de amenazas son llamados de alerta para que las compañías se preparen ante cualquier incidente”

Ahora más que nunca los colombianos deberán mantener sus ojos bien abiertos y ser especialmente selectivos con el contenido que abren en sus dispositivos, en especial aquellos que poseen criptomonedas. 

Si te encuentras frente a un enlace, anuncio publicitario o perfil en alguna red social o navegador, ¿qué criterios aplicarías para confiar o desconfiar de este? ¿Usarías tu teléfono inteligente como billetera de criptomonedas conociendo estos riesgos? ¡Esperamos tus comentarios!

Comentarios

Comentarios