Colombia sigue siendo protagonista en la adopción blockchain en Latinoamérica. Con el tour interuniversitario llevado a cabo recientemente por la UxTIC y RUMBO, se dieron a conocer varios proyectos que implementaban dicho protocolos en una variedad de campos.

Pero en esta oportunidad es la Procuraduría General de Colombia, un órgano de control autónomo encargado de intervenir, sancionar y prevenir irregularidades de los políticos, la que ha mostrado interés por esta tendencia.

Recientemente el portal de noticias Cointelegraph anunció que este organismo ha trabajado de manera conjunta con la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) en el desarrollo de una solución anticorrupción basada en blockchain, destinada a aplicarse en el Programa de Alimentación Escolar del país. 

Una solución blockchain apoyada por diferentes instituciones

Criptonoticias contactó a Mauricio Tovar, líder de blockchain en el Centro para la Cuarta Revolución Industrial (C4IR) de Colombia, quien confirmó la buena nueva. Durante el contacto, el experto señaló que esta propuesta, que se encuentra en la etapa final de desarrollo, funcionará en la cadena de bloques de Ethereum y se espera que empiece a funcionar durante el primer trimestre del 2020.

Pero además de la UNAL, Tovar ha resaltado que el proyecto recibió financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los Centros de Cuarta Revolución Industrial de San Francisco (EE. UU.) y de Colombia, así como de otras entidades como la Alcaldía de Medellín, Colombia Compra Eficiente, la Universidad de Berkeley, Confecámaras y Quantstamp.

Blockchain para reducir la corrupción

El Programa de Alimentación Escolar que se lleva a cabo en Colombia surte a una población estimada de 5,6 millones de niños durante los 180 días promedios que dura el año escolar. Se trata de una cifra considerable y digna de atención, más aún cuando los medios de comunicación locales reportaron durante 2018 casos de corrupción asociados a este programa.

En su momento se habló de mal manejo de recursos, sobrefacturación y entrega de alimentos descompuestos a las escuelas públicas del país, lo cual supone un riesgo para la salud de los niños y, por supuesto, la falla en el objetivo de la iniciativa. La cantidad de casos de corrupción alcanzó 154, los cuales involucraban el desvío de 8.400 millones de pesos destinados en un principio a su ejecución. 

Fue entonces cuando Iván Duque, presidente de Colombia, anunció nuevas medidas para contrarrestar los hechos que abordarían los procesos de contratación, financiamiento, cobertura, focalización, calidad e inocuidad. Pero estas serán reforzadas con la implementación de la tecnología blockchain anunciada.

Las bondades de la tecnología blockchain

Respecto a ello, Tovar ha aclarado que el objetivo es asegurar que la información del proceso de licitación no pueda ser modificada, una de las bondades que aporta la tecnología de cadena de bloques, así como automatizar los procesos por medio de contratos inteligentes. 

El alcance abarca el momento en que se publican los borradores de la licitación hasta que se selecciona el ganador. Como es común en este ecosistema, toda la información que se registre estará accesible para el público, aunque inalterable y permanente en el tiempo.

Con esto, la procuraduría también busca promover la participación de los ciudadanos colombianos para que ayuden a identificar los posibles casos de corrupción visibles en la cadena.

Colombia se ha mostrado muy amigable ante la adopción de la tecnología blockchain. ¿Qué opinión les merece su implementación para evitar e identificar casos de corrupción? ¿De qué otra forma podrían los gobiernos usarla para beneficio de la población? ¡Te invitamos a comentar!

Comentarios

Comentarios