Con el fin de combatir delitos

Desde el primero de agosto toda persona natural, jurídica y plataformas de intercambio, deben declarar la compra y venta de criptomonedas de todo tipo, incluyendo bitcoin (BTC), confirmó la Secretaría de Ingresos Federales de Brasil, esto con la intención de combatir cualquier tipo de delitos, remesas ilegales de divisas al exterior, lavado de dinero, tráfico de armas y financiamiento al terrorismo. 

“La recolección de información sobre las transacciones con criptoactivos se han implementado en varios países, después de constatar de que grupos estarían utilizando este sistema para cometer crímenes”.

La normativa identificada con el numeral 1.888/2019 ya está en vigencia y todo usuario de criptos debe mensualmente dar parte de las transacciones sin importar el valor de las mismas. La RFB requiere saber para qué las están usando y el valor de compra.

Normativas para brasileros dentro o fuera del país

De acuerdo con las normativas, todos los exchanges de criptoactivos que compran y venden monedas virtuales que estén dentro de Brasil, tendrán que informar a la Secretaría de Ingresos Federales las operaciones realizadas independientemente del monto. Ahora, para las transacciones realizadas por brasileros en plataformas fuera del país, estas tendrán que ser declaradas por los propios clientes siempre que el valor mensual pase de los 30 mil reales (aproximadamente 7.600 $).

Los detalles a informar son fecha, tipo y titulares de la transacción, el tipo de criptomonedas negociadas y el valor de las operaciones expresadas en reales. De igual modo, el monto de las tarifas cobradas por las plataformas de intercambio, expresadas en la moneda del país, cuando sea el caso. Adicionalmente, la secretaría solicitó en el informe la dirección de la wallet del remitente y de quien recibe las criptomonedas.

El plazo para declarar esta información será hasta el último día útil del mes siguiente a la fecha de realización de la transacción. Y para los exchanges, deberán presentar la información una vez al año. En el caso de algún retraso en la fecha de entrega, los usuarios serán multados con montos que pueden variar desde 100 hasta 1.500 reales. Si la información no es correcta, la multa podrá llegar hasta 3% del valor de la operación.

En Brasil el empleo de criptomonedas está teniendo un gran auge. Las áreas de actuación van desde entidades financieras, pasando por los clubs deportivos, hasta sistema masivo de transporte público. La publicación de esta normativa no es de extrañar tomando en cuenta el enfoque regulatorio hacia estas tecnologías que ha podido ser apreciado en el país y el temor a que los impuestos puedan ser evadidos por medio de criptomonedas. Para el mes de junio pasado, las autoridades financieras publicaron en gaceta la aplicación de un sandbox regulatorio para las nuevas tecnologías emergentes con la finalidad de brindarles apoyo para su desarrollo, pero regidas por la ley. 

¿Cómo te parecen las medidas regulatorias que aplicará la Secretaría de Ingresos Federales de Brasil? ¿Crees que son necesarias o por el contrario podrían impedir el desarrollo de la tecnología y las transacciones? Tu opinión es muy importante para nosotros, compártela en la sección de comentarios.

Comentarios

Comentarios