IA, drones y blockchain para obtener vinos de calidad

La famosa bodega de vinos de Emilio Moro en Valladolid, España, ha unido fuerzas con la startup Cubic Fort, para utilizar IoT en la obtención de datos, robótica para recoger la información de cada área del viñedo y blockchain para certificar la denominación de origen de los vinos que producen. Con ello, también impulsarán el “Programa de Intraemprendimiento” que posee la compañía, para identificar y solucionar los retos que puedan aparecer durante cada jornada de trabajo. 

“Desde hace años, en Emilio Moro apostamos por la innovación para tener un conocimiento preciso y veraz de lo que sucede en el viñedo, de manera que podamos controlar al máximo la calidad de la uva y sacar lo mejor de ella. Gracias a la tecnología, los procesos son más delicados, más sutiles, con lo cual la uva y todo lo que conlleva se traslada de forma más fiel a la botella”, comentó José Moro, CEO y nieto del fundador de las bodegas.

El CEO explica que parte de su éxito se lo deben a la confianza que han dado a las nuevas tecnologías, ya que gracias a ello han podido garantizar la calidad de sus productos. En las bodegas de José Moro, la combinación de innovación con la tradición, los ha hecho merecedores de pertenecer a los 100 empresarios líderes en innovación según Forbes España.

José Moro indicó que “con la tecnología no pretendemos sustituir la mano del bodeguero, sino darle más herramientas para elaborar de una manera fiable y eficaz diferentes tipos de vino para diferentes públicos. En el vino siempre hay y habrá una parte creativa y emocional que depende de las personas. El día que no sea así, nos dedicaremos a otra cosa”.

El secreto del éxito está en combinar tradición e innovación

La aplicación de nuevas tecnologías la vienen realizando desde 2017, con el uso de un geolocalizador para tomar grabaciones aéreas de los viñedos con drones y obtener información precisa de cada área: interpretación agronómica de los datos y diagnóstico del estado nutricional de las plantas; y que en combinación con una red de sensores pueden medir las variables del suelo, que al cruzarse con las imágenes por satélite, consiguen información sobre los niveles de clorofila, estrés hídrico de las plantas, luz o nitrógeno.

Bodegas Emilio Moro requiere constantemente estar informando a un tercero sobre la parcela de donde proviene la uva, los datos del recorrido y las circunstancias, para garantizar que cumple con las exigencias de control y certificación del producto, y así obtener el sello que certifica la denominación de origen. Con blockchain este procedimiento se simplifica y se hace más eficiente, porque al implementar tecnología descentralizada el sistema no requiere de ningún intermediario y puede ser consultado facilmente por sus partes interesadas.

“El secreto de este éxito, a mi modo de ver, es que hemos sabido conjugar tradición e innovación… Hemos sido y somos fieles a nuestra tradición, pero no renunciamos a la innovación: solo innovando seguiremos teniendo un lugar destacado en un sector tremendamente competitivo como el del vino. La aplicación de las nuevas tecnologías a la viña y a todo el proceso de elaboración del vino se ha convertido para nosotros en un eje básico”, explicó José Moro.

Uno de los objetivos más importantes para ellos es obtener la “bodega del futuro” y con la adopción de nuevas tecnologías como blockchain, inteligencia artificial, IoT, robótica, big data y biotecnología, en asociación con varias empresas, les permitirá lograrlo, ya que aspectos como la cantidad ideal de riego, fertilizante, áreas de poda, momento de la cosecha y más, les otorgará un mayor valor al proceso y al producto final, sin que pierda su esencia.

¿Cómo te parece la aplicación de tecnología blockchain para la obtención del certificado de calidad de los vinos en España? ¿Crees que este sector se vuelva más competitivo por la adopción de nuevas tecnologías? Comparte con nosotros tu opinión en la sección de comentarios.

Comentarios

Comentarios