Los usos de la tecnología blockchain son en realidad variados aunque por lo general se escuche más sobre su aplicación en cadenas de suministros para mejorar la trazabilidad de productos diversos, para el registro de documentos como la reciente implementación en Perú, sistemas de identificación y, por supuesto, en sistemas de pago. 

Pero uno de los usos más resaltantes, pero quizás menos mencionados, está en los procesos de sufragio internos de las naciones. Semanas atrás el Partido Digital de Uruguay anunció su asociación con Aeternity, una compañía que desarrolla aplicaciones descentralizadas, con el objetivo de aumentar la transparencia de las votaciones por medio de la tecnología blokchain.

Realmente no se trata de una idea nada descabellada. Recientemente, la institución financiera BBVA, se mostró interesada en el uso de este protocolo, y compartió un documento publicado meses atrás en el que se detallan sus beneficios para el sector.

Mauricio Tovar, director de la Fundación Blockchain Colombia, ha resaltado que con la tecnología blockchain “cualquier documento queda registrado y es inmutable”, siendo esta su principal ventaja.

Y como ya hemos mencionado, su implementación en la contratación pública, registro de propiedad de tierras o seguimiento de recursos público es simplemente ideal gracias a estos beneficios. No es de extrañar que también se le considere para generar confianza entre los ciudadanos que participen en procesos electorales. 

“El escenario ideal de un proceso electoral futuro con ‘Blockchain’ es que todo esté registrado, desde la identidad digital del votante hasta el conteo de votos”.

Las ventajas de la cadena de bloques en votaciones

La tecnología blockchain está sustentada en la criptografía, una forma muy antigua de asegurar la información en la que solo el remitente y el destinatario la conocen.

Aplicada a las votaciones, puede servir para brindar mayor validez a los resultados, pues se tiene garantía de que no podrían ser alterados. Además, los participantes pueden verificar por sí mismos cuántos votos se emitieron al inicio del proceso, así como los que se contabilizaron en el recuento. 

De ahí que el proceso también se vuelve más transparente, pues cada persona puede ingresar a determinada plataforma por medio de sus claves para verificar que su voto ha sido emitido exitosamente y contado. 

Por supuesto, el anonimato característico de los procesos electorales puede mantenerse, e incluso mejorarse, con la tecnología blockchain. Precisamente por tratarse de una herramienta descentralizada, nadie está encargado de gestionar la información, sino que cada participante puede acceder a ella para verificar sus datos.

Resaltan también otras virtudes como la velocidad en el conteo de los votos al tratarse de un proceso automatizado, y también el ahorro de costos y de personal pues no sería necesario gastar en envío de papeletas, movilidad de los votantes, apertura de centros de votación y personal para el recuento.

Sin suplantación de identidad

Pero Tovar hace mención también de un aspecto de suma importancia en este ámbito, donde bien sabemos que pueden hacerse muchas trampas para alterar los resultados a favor de alguno de los candidatos o propuestas.

Usando blockchain se reducen las probabilidad de suplantación de identidad. El proceso podría comenzar con el registro de un ciudadano en la plataforma con una clave personal, dentro de la cual emitiría su voto en el período de tiempo correspondiente. Este quedaría registrado e inmutable. 

Blockchain, Bloque, La Cadena De, Bitcoin, Criptomoneda

“El escenario ideal de un proceso electoral futuro con ‘blockchain’ es que todo esté registrado, desde la identidad digital del votante hasta el conteo de votos”, señala Tovar. “Este punto es importante, porque gracias a esta identidad digital se evitaría la suplantación del votante. Nadie podría reemplazarte en internet y votar por ti”.

La tecnología blockchain se ha usado en el pasado para elecciones estudiantiles celebradas en marzo de 2018 en la Alta Consejería TIC de la Alcaldía Mayor de Bogotá y el ViveLab Bogotá de la Universidad Nacional para la elección de líderes estudiantiles. Según Tovar, el proceso fue rápido y otras instituciones educativas se han mostrado interesadas en aplicarla también.

¿Alguno de nuestros lectores ha participado en un procedimiento electoral sustentado en tecnología blockchain? ¿Les gustaría que BBVA u otra empresa implementara esta tecnología? Quedamos atentos a sus comentarios.

Comentarios

Comentarios