Cuando escuchamos por primera vez del bitcoin, se nos presentó el concepto de una moneda digital, protegida por la criptografía, con un valor determinado por la oferta y la demanda y que venia para cambiar el paradigma del orden económico y financiero mundial. Descentralizando el uso y control del dinero y permitiendo a los usuarios realizar transacciones sin necesidad de un intermediario, Satoshi buscaba liberar a las personar de aquellos que, con su poder e influencia, dictaban el cómo, cuándo y en qué cada quien gastaba su dinero.

Al desarrollo de la primera criptodivisa le siguieron las altcoins, fruto de los hardforks de la cadena original o bien de las ideas de otros visionarios que vieron el potencial de la blockchain más allá de un libro contable gigante e inalterable. Sin embargo, poco a poco surgieron retos al tratar de realizar pagos o transacciones directamente P2P (persona a persona) y los usuarios se vieron en la necesidad, cada vez mayor, de acudir a un exchange para cambiar un criptoactivo por otro.

¿Por qué la necesidad de utilizar el servicio de los exchanges?

Por un lado, cada criptoactivo posee características que lo hacen distinto de los otros (al menos en la teoría que no permite los plagios), por lo que cambiar directamente uno por otro, apoyándose exclusivamente en las dos blockchains en cuestión es cómo utilizar un bolívar (VEF) en una maquina expendedora de Bogotá.

Al menos hasta hace algunos meses el resultado sería el mismo, la maquina devolvería el dinero en el mejor de los casos o en algunos otros solo se lo “tragaría” para no devolverlo jamás. Por esta razón para poder hacerse de un criptoactivo mediante otro se debe intercambiar. Esto podría hacerse usuario a usuario directamente (el intercambio P2P) pero los riesgos de seguridad y la dificultad de conseguir alguien que quiera comprar lo que tú quieres vender creó la necesidad de un punto de encuentro seguro: los exchanges o plataformas de intercambio. Una vez allí, el usuario realiza la oferta y espera a que otro usuario la acepte para proceder a completar la transacción, con la respectiva comisión cobrada por el exchange, y la plataforma se encarga de emparejar las órdenes de quienes venden y quienes compran, de garantizar que ambas partes tienen los fondos que dicen tener y de hacer que los fondos lleguen a destino según lo acordado.

La solución, ¿los atomic swaps?

Buscando regresar el poder de decisión sobre las transacciones a los usuarios en sí, sin la necesidad de que algún intermediario gestione el cambio, aparece en el panorama cripto la figura de los cambios atómicos.

transferencias más adecuadas a la concepción original

Estos atomic swaps no son más que la posibilidad de realizar transacciones entre dos blockchains distintas sin la necesidad de un intermediario o un tercero mediante el cumplimiento de unos requisitos y con unas comisiones de transferencia más adecuadas a la concepción original del bitcoin de Satoshi.

Si bien, de momento, no se pueden realizar este tipo de intercambios con tanta facilidad como para volver obsoletos a los exchanges ni entre todas las blockchains existentes en el criptomundo, se muestran como una brillante luz al final del túnel que representa la intervención de terceros en las transacciones, entre los círculos más puristas de cripto-entusiastas.

¿Qué se necesita para realizar los atomic swaps?

Para que una transacción se pueda realizar entre distintas blockchains mediante la utilización de los atomic swaps, las cadenas de bloques involucradas deben cumplir con varios requisitos básicos.

Primero, ambas deben ser compatibles con los scripts de transacciones ramificadas, utilizar el mismo algoritmo de encriptación en dichos scripts, aceptar la confirmación de firmas y tener compatibilidad con los hash time-locked contracts.

Básicamente, aquellas altcoins que hayan sido fruto de un fork de la blockchain de bitcoin, serán, en su mayoría, compatibles con el atomic swap.

Atomic swap, de la mano con la aplicación de la Lighting Network, se perfilan como una solución al problema con las transacciones que está azotando a las criptos actualmente, en especial a bitcoin. ¿Utilizarían el atomic swap para sus transacciones? Compartan su opinión en la sección de comentarios.

Comentarios

Comentarios