El pasado 15 agosto, la oficina de seguridad pública de China detuvo a tres hackers posiblemente implicados en el robo de 600 millones de yuanes en criptomonedas, informó la agencia de noticias Xinhua. La operación fue llevada a cabo en redadas coordinadas que dieron con la localización de los sospechosos en Xi’an, capital de la provincia de Shaanxi.

El primero caso virtual

De acuerdo con el medio, la oficina de seguridad pública se enteró del robo el 30 de marzo de este año cuando una de las víctimas, identificado como Zhang, presentó la denuncia. En la acusación Zhang aseguró que su computadora personal había sido hackeada y que los criminales habían logrado extraer 100 millones de yuanes en monedas digitales, entre ellas bitcoin y ethereum. Inmediatamente, la policía al saber del ataque cibernético estableció un grupo de trabajo dedicado exclusivamente para realizar la investigación.

Gracias a la investigación realizada, los policías lograron determinar que los tres sospechosos “utilizaron técnicas de piratería remota” a fin de controlar las cuentas de las víctimas sin ser detectados. La suma total de los ataques se estima en $87 millones de dólares aproximadamente, por lo que el caso se ha convertido en uno de más grandes que han ocurrido en el país, y el primero que han tenido que enfrentar los oficiales de Xi’an:

“Nuestra oficina no ha tratado este tipo de casos antes. Es el primer caso virtual relacionado con la moneda en Shaanxi”, expresó uno de los oficiales.

Se requirió de múltiples esfuerzos

Para efectuar las averiguaciones, la policía tuvo que enviar oficiales a distintas partes del país, además de contar con la asistencia de empresas de Internet de China. Finalmente, luego de tres meses de indagaciones y de haber analizado 30,000 piezas de información, la policía dio con Zhou, el primer sospechoso. Dos meses después, los oficiales lograron localizar a los otros dos criminales implicados; Cui en Beijing y a Zhang en Changchún.

Según la información presentada, los tres hackers “habían estudiado la tecnología de piratería informática desde que tenían entre 12 y 13 años y habían ido a trabajar a las principales empresas de Internet”. Asimismo, la policía reveló que los sospechosos habían vendido las criptomonedas y dividido el dinero en múltiples transacciones más pequeñas para cubrir sus rastros. Los tres fueron detenidos simultáneamente en redadas coordinadas, y el caso aún está bajo investigación.

Cuéntanos, ¿consideras que el robo pone en tela de juicio la seguridad de las criptomonedas? ¿Qué opinas sobre el manejo del caso por parte de la oficina de seguridad pública de China? Déjanos saber en la sección de comentarios.

 

Comentarios

Comentarios