El pasado 22 de enero en un pueblo situado a unos 70 kilómetros de Londres, Inglaterra, se dió un hecho muy particular, el primer robo a mano armada de una suma de bitcoins a un trader en su domicilio.

4 hombres armados irrumpieron en la residencia

El lunes 22 a horas de la noche un grupo de 4 hombres armados irrumpieron a la fuerza en la vivienda de Danny Aston, co-fundador de la compañía de inversión Aston Digital Currencies Ltd. sometiendo a una mujer (presumiblemente Amy Jay, la otra co-fundadora de la compañía y compañera sentimental de Aston) para proceder a amenazar de muerte al trader exigiendo la realización de una trasferencia por un monto no divulgado de bitcoin a una dirección bajo el control del grupo delincuente.

La llamada solicitando auxilio a la policía de Thams Valley, proveniente de la residencia de Danny y Amy ubicada en el pueblo de Moulsford se suscitó a las 21:40 hora local, pero cuando los funcionarios se presentaron en el lugar no había rastros de los perpetradores.

Repercusiones del acto vandálico

El cuerpo policiaco inició una investigación que, si bien al día de hoy no cuenta con detenidos, fuentes cercanas a la fuerza de ley indican que existe un grupo de sospechosos. Según reportes de distintos diarios del Reino Unido el hecho se facilitó después de que alguien diese a conocer por las redes el nombre de pila de la víctima del robo, quien operaba en la web de la comunidad cripto bajo el seudónimo de “Goldiath”.

los residentes de la vivienda no han vuelto a la misma

De momento se puede agradecer que no hayan heridos como resultado del hecho violento, lo que sí se conoce es que los residentes de la vivienda no han vuelto a la misma luego del robo, y residen en un domicilio temporal y secreto por miedo a que se pueda repetir la situación.

No es el primer robo (o intento) a mano armada de criptos

Si bien es el primer suceso de este tipo que tenía como objetivo una suma de bitcoins, en los últimos dos meses es el tercer hecho relacionado que se lleva o se intenta llevar a cabo de manera presencial y a mano armada.

En diciembre del año pasado se dió un robo de aproximadamente $14.3 millones en tokens de ethereum, donde el autor intelectual del hecho fue puesto en custodia por la policía, mientras que tres semanas atrás un grupo de personas armadas irrumpieron en las oficinas de una casa de cambio sometiendo a los empleados y amenazandolos de muerte para que estos transfirieran los fondos, en este caso uno de los miembros de la casa de cambio logró llamar a la policía y cuando los delincuentes se percataron de esto huyeron de la escena del crimen con las manos vacías.

Había tardado en suceder, por lo que resta tener cuidado de a quien divulgamos la cantidad de criptos que poseemos y mantener un “bajo perfil”. Y ustedes, ¿qué piensan? ¿Creen que las autoridades competentes puedan atrapar a los ladrones? Compartan su opinión en la sección de comentarios.

Comentarios

Comentarios