Cuando se trata de nuestro dinero, siempre vamos a querer gozar de la mayor seguridad posible y los activos digitales no son la excepción. Existen actualmente varias maneras de almacenar nuestras criptodivisas para mantenerlas lejos del alcance de personas inescrupulosas.

“… existen cuatro tipos principales de wallets…”

Las criptodivisas se almacenan en monederos (wallets) las cuales se pueden dividir en distintas clases. A grandes rasgos, existen cuatro tipos principales de wallets en las que podemos mantener a salvo nuestros criptoactivos y ellas son las web, las de escritorio, las móviles y las físicas.

Antes de extendernos en cuáles son las ventajas y desventajas de cada tipo de billetera, detengámonos un poco en qué debemos tener en cuenta para escoger la wallet correcta.

Lo principal a tener en cuenta es la seguridad. Debemos conocer a fondo qué nos ofrece la billetera en la que estamos colocando nuestra confianza, entender quién o quiénes se encuentran detrás de su desarrollo y manejo, así como qué entidades o personalidades reconocidas del mundo cripto la avalan o recomiendan.

Una razón por la que existen tantos tipos de wallets es que existen muchos tipos de usuarios, así que nuestros gustos e intereses personales no pueden quedar por fuera. Cada cartera ofrece distintas características y funcionalidades y, dependiendo de lo que estamos buscando, escogeremos la wallet que se adapte y pueda satisfacer nuestras necesidades específicas.

“no todas las wallets soportan y prestan almacenamiento para todas las criptomonedas del mercado”

El otro aspecto fundamental a tener en cuenta es qué criptodivisa quiero almacenar. Recordemos que no todas las wallets soportan y prestan almacenamiento para todas las criptomonedas del mercado, por lo que este es uno de los factores que más puede reducir la lista de opciones que tendremos para elegir.

Hablemos ahora un poco de cada uno de estos tipos de wallets, comenzando con las de tipo web. Éstas, como su nombre lo indica, están alojadas en uno o varios servidores en línea, de modo que tendremos acceso a ellas desde cualquier lugar del mundo con una conexión a internet.  Una de las principales desventajas de este tipo de billeteras es la falta de seguridad para el usuario puesto que depende de la seguridad o vulnerabilidad del servidor donde se encuentra la plataforma. Al presentarse una falla en el servidor, o si la página llega a ser hackeada, o simplemente al descapitalizarse los administradores de la wallet, podremos perder, temporal o definitivamente, el acceso a nuestros criptoactivos.

Sumado a este factor tenemos también, en algunos casos, la falta de control sobre la llave privada de nuestra wallet. Recordando lo dicho en la entrega anterior, ésta es la única manera que tenemos de acceder a nuestros activos en caso de que algo falle. Al no tener acceso a nuestra llave privada y no ser nosotros quienes resguardemos su ubicación, dependemos enteramente de la seguridad, responsabilidad y estabilidad de quien gestiona la wallet donde se encuentra nuestra inversión.

Si bien existen varios “contras” a la hora de decantarse por este tipo de almacenamiento, lógicamente no todo son malas noticias. Billeteras web como CoinsBank o Coin.Space llevan tiempo encargándose de almacenar las criptodivisas de miles de usuarios, garantizando hasta ahora la integridad de la inversión y mostrándose responsables con los usuarios.

Recuerden dejar sus opiniones y dudas en la sección de comentarios. ¿Ya son usuarios de criptomonedas? ¿Cual es su wallet de preferencia? En la próxima entrega seguiremos profundizando en los demás tipos de billeteras entre los que podemos elegir. ¡Gracias por leernos y hasta la otra!

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here