PoW: ¿Por qué se consideran ‘malvados’ a nuestros custodios incentivados?

El ecosistema de las criptomonedas se compone de un grupo variado de personas, pero algunas ‘listas de personas’ específicas constituyen un gran recurso para asegurar la economía cripto a cambio de un incentivo. Bien sea que los ames o los odies, los mineros de bitcoin han estado procesando nuestros bloques durante años, los mismos bloques que guardan los millones de transacciones transmitidas a través de la red. Aunque los mineros simplemente han estado siguiendo el protocolo tal cual fue escrito, estos individuos siempre han sido catalogados como ‘tendenciosos’ por ciertos grupos y figuras sociales dentro de la industria de las criptomonedas. De repente, las reservas de minería se han convertido en ‘grupos malignos’ que supuestamente están planeando ataques maliciosos en la red.  

Artforz se convierte en el primer villano de la minería dentro de la comunidad de Bitcoin

A través de un sistema de incentivos llamado Proof-of-Work (PoW), los mineros son recompensados con monedas recién acuñadas cuando consiguen un bloque nuevo. En los primeros días, sujetos como Satoshi Nakamoto y Hal Finney minaron BTC con unidades centrales de procesamiento durante el primer año de vida del bitcoin. Sin embargo, poco tiempo después un individuo anónimo bajo el pseudónimo de ‘Artforz’ descubrió cómo instalar grandes granjas de minería usando unidades de procesamiento gráfico para recolectar BTC. Artforz, quien en su momento manejó la mayor parte del control del hashrate, provocó una discusión entre la enojada comunidad que hizo que Satoshi le pidiera a ésta que desacelerara la carrera tras la supremacía en las actividades de minería.

“Deberíamos hacer un pacto de caballeros que posponga la carrera de armamentos en la que se encuentra involucrado el uso de unidades de procesamiento gráfico durante la mayor cantidad de tiempo posible por el bien de la red. Es mucho más sencillo hacer que los usuarios nuevos puedan mantener el paso si no tienen que preocuparse por los controladores y la compatibilidad de estas unidades. Es agradable ver cómo cualquier persona con tan solo una unidad central de procesamiento en estos momentos puede competir a la par,” explicaba Nakamoto.

En 2010, se decía que un individuo conocido como Artforz controlaba la gran mayoría del hashrate de la red de BTC.

La era de los circuitos integrados de aplicación específica

Un dispositivo ASIC.

Pocos años después, tras la partida de Nakamoto, muchos ASICs fabricados salieron a escena, cambiando la industria para siempre. Atrás quedaron los días en los que se minaba bitcoins desde una computadora personal, y ya tampoco se pueden minar con unidades de procesamiento gráfico porque estas máquinas no se beneficiarán. Estos dispositivos ASIC y sus operadores se han convertido en tema central de discusión entre los participantes de la red de criptomonedas desde hace un buen tiempo. También han existido muchos fabricantes de dispositivos ASIC, y muchos de ellos han fracasado, pero algunos han sabido perdurar en el tiempo. Desde el inicio de la evolución del ASIC, la industria de la minería ha sido blanco de numerosas disputas relacionadas con temas como uso excesivo de electricidad y su papel en conspiraciones para sabotear la red.

¿Recuerdas cuando Ghash.io controlaba el 51% de la red?

Los miedos hacia conspiraciones relacionadas con la minería han invadido a la comunidad cripto desde hace algún tiempo desde que las ASICs desplazaron a las granjas de unidades de procesamiento gráfico. Poco después de la aparición de los ASICs appeared, la minería individual y la “minería doméstica” con un solo minero, incluso apoyadas en ASICs, se volvieron poco rentables para los mineros solistas, así que muchos de ellos empezaron a minar en ‘reservas.’ Los grupos de reservas hacen más fácil la tarea de encontrar bloques y las ganancias son divididas entre los miembros del grupo a través de un acuerdo contractual. En los inicios, existían pocas reservas, pero con el paso del tiempo más grupos se unieron para así dividir el hashrate de la red. En junio de 2014 una reserva despertó una controversia significativa.

Por lo general, el incidente de Ghash.io no suele ser recordado, pero durante el verano de 2014, esta reserva representaba más del 51% del hashrate de la red de BTC.

En ese momento en específico, la reserva de minería Ghash.io estaba manejando más del 50% del hashrate de la red, lo cual en teoría significaba que esa reserva podía rechazar transacciones validadas. Este evento causó un escándalo en la comunidad y alcanzó los titulares de los principales medios de comunicación. Eventualmente, las acaloradas discusiones se disiparon y al final Ghash.io se disolvió en facciones más pequeñas.   

‘Mineros egoístas y codiciosos’

Un año más tarde en diciembre de 2015, la conferencia Scaling Bitcoin incendió a la comunidad una vez más al hacerse viral una foto de los operadores de reservas que representaban casi el 70% del hashrate de la red compartiendo escenario. En ese entonces, reservas de minería tales como F2pool, Antpool, BTCC, Avalon, y otras engalanaron el escenario juntos por primera vez para discutir el debate sobre el escalamiento. Desde ese momento y año tras año, los mineros son el centro de conspiraciones y el blanco de acusaciones de ser “mineros egoístas y codiciosos” — lo cual es exactamente el papel que les asigna el protocolo de bitcoin.

Esta fotografía causó revuelo en 2015 ya que en ella se observa casi el 70% del hashrate de la red de BTC en ese momento.

El año pasado la discusión se tornó controversial nuevamente debido a la ira entre la comunidad en contra del uso de dispositivos encubiertos de ASIC Boost para incrementar la minería. Esta controversia en específico, entre otras conspiraciones, causaron que algunos defensores y desarrolladores empezaran a considerar un cambio en el consenso de PoW para bitcoin. En ese momento, el supuesto uso de dispositivos encubiertos de ASIC Boost para la minería causaron una virulenta explosión de energía en los foros especializados en criptomonedas y en Twitter. El tema ha estado circulando nuevamente en los foros y las redes sociales ya que la comunidad se encuentra ahora mismo discutiendo una patente de ASIC Boost y su uso abierto en las reservas de minería.

Los mineros continúan procesando bloques — a pesar de cualquier sentimiento negativo             

El hecho es que nadie puede explicar realmente por qué los mineros son víctimas de tanto rechazo y crucificados por sus acciones, y aún así ellos han estado ahí desde los inicios del código. Las disputas relacionadas con la minería han causado que el tema se haya llevado a otras comunidades de criptomonedas. La minería basada en ASIC ha causado que los equipos de algunos activos digitales, como por ejemplo Monero, contemplen la posibilidad de cambiar sus algoritmos de consenso para evitar que los ASICs alcancen el dominio a toda costa. Además de esto, el hashrate de la red de BTC está procesando más de 28 exahash por segundo, incluso durante una época en la cual la minería se ha vuelto poco rentable en algunas regiones, lo cual indica que los mineros aún tienen fe.

¿Cuál crees que sea la causa de la mala reputación de los mineros a lo largo del ecosistema de criptomonedas? Haznos saber tus opiniones en la sección de comentarios.

Imágenes cortesía de Shutterstock, Scaling Bitcoin Hong Kong, the Brady Bunch, Bitcoin.com, Ars Technica, y Antpool.

Artículo original escrito por Jamie Redman para News.bitcoin.com
Traducido por Emma Palma Velásquez para Pandanoticias.xyz

Comentarios

Comentarios