Hasta donde sabemos, el Bitcoin no se ha hecho ilegal por ley en la mayoría de territorios. Sin embargo, algunos territorios (como Argentina o Rusia) restringen o prohíben monedas extranjeras de manera severa. Otros territorios (como Tailandia) pueden limitar la concesión de licencias a ciertas entidades como son las casas de cambio de Bitcoins.

Reguladores de varios territorios están tomando medidas para proveer a individuos y negocios con reglas acerca de como integrar esta nueva tecnología al regulado y convencional sistema financiero. Por ejemplo, la Red de Protección de Crímenes Financieros (FinCEN), una oficina del Ministerio de Hacienda de Estados Unidos, emitió una guía sobre como caracterizan ciertas actividades que involucran monedas virtuales.

¿Es útil Bitcoin para realizar actividades ilegales?

Bitcoin es dinero y el dinero siempre ha sido usado para propósitos legales e ilegales. Efectivo, tarjetas de credito y los sistemas bancarios superan ampliamente a Bitcoin a la hora de financiar el crimen. Bitcoin puede traer innovación a los sistemas de pago y los beneficios de tal innovación son considerados mucho mas valiosos que los potenciales inconvenientes.

Bitcoin está diseñado para dar un gran paso adelante en la seguridad monetaria y también podría jugar un gran papel contra muchas formas de crimen financiero. Por ejemplo, los bitcoins son imposibles de falsificar. Los usuarios tienen control total sobre sus pagos y no pueden recibir cobros no aprobados como los que pueden verse con tarjetas de crédito. Las transacciones Bitcoin son irreversibles e inmunes a devoluciones fraudulentas. Bitcoin le permite asegurar el dinero contra robo utilizando fuertes y útiles mecanismos como por ejemplo las copias de seguridad, el cifrado criptográfico y las firmas múltiples.

Algunas preocupaciones han surgido acerca de que Bitcoin puede ser mas atractivo para los criminales debido a que puede utilizarse para hacer pagos privados e irreversibles. Sin embargo, estas características existen actualmente en el dinero efectivo y en las transferencias bancarias, las cuales son ampliamente usadas. El uso de Bitcoin sin duda será sujeto a regulaciones similares a las que existen en los sistemas financieros y no será diferente a la hora de realizar investigaciones criminales. Comúnmente, los avances importantes siempre han sido percibidos con polémica antes de comprender correctamente sus beneficios. Un buen ejemplo de ello es Internet.

¿Bitcoin puede ser regulado?

El protocolo Bitcoin no puede ser modificado sin la cooperación de casi todos sus usuarios, que eligen el software que utilizan. Intentar asignar derechos especiales a una autoridad local dentro de las reglas de una red Bitcoin global no es una posibilidad. Cualquier organización poderosa podría elegir invertir en hardware de minado para controlar la mitad del poder computacional de la red y tener el poder de bloquear o revertir transacciones recientes. Aún así, no hay garantías de que pudieran mantener este poder ya que requiere invertir tanto como todos los otros mineros del mundo juntos.

Sin embargo, es posible regular el uso de Bitcoin de manera similar a cualquier otro instrumento. Al igual que el dólar, Bitcoin se puede utilizar para una amplia variedad de propósitos, algunos de los cuales se pueden considerar legítimos o no, dependiendo de las leyes de cada territorio. En este sentido, Bitcoin no es diferente a cualquier otra herramienta o recurso y se puede someter a regulaciones diferentes en cada país. El uso de Bitcoin podría ser difícil bajo regulaciones muy restrictivas, en cuyo caso sería difícil determinar qué porcentaje de usuarios continuaría usando esta tecnología. Un gobierno que decida prohibir Bitcoin podría estar evitando el desarrollo de empresas y mercados nacionales, desplazando la innovación a otros países. El desafío para los reguladores es, como siempre, el desarrollo de soluciones eficientes que a la vez no obstaculicen el crecimiento de nuevos mercados y empresas.

¿Cómo tributa Bitcoin?

Bitcoin no es una moneda fiduciaria de curso legal en ningún territorio, pero a menudo los impuestos fiscales se aplican independientemente del medio usado. Existen una gran variedad de legislaciones en diferentes territorios que podrían ocasionar ingresos, ventas, nóminas, plusvalías o cualquier otra forma de impuesto que surgiera con Bitcoin.

¿Y Bitcoin y la protección al consumidor?

Bitcoin esta permitiendo a la gente hacer transacciones con sus propias condiciones. Cada usuario puede enviar y recibir pagos de una forma similar al dinero corriente pero pueden realizar convenios mas complejos. Las firmas múltiples permiten a una transacción ser aceptada por la red solo si un cierto numero de personas en un grupo acuerdan firmar la transacción. Esto permitirá desarrollar en un futuro innovadores servicios de mediación. Estos servicios podrían permitir a un tercer grupo o persona aceptar o denegar una transacción si existe un desacuerdo entre los dos individuos sin tener un control sobre el dinero. Al contrario que el dinero corriente y otros métodos de pago, Bitcoin siempre deja una prueba publica de que se ha realizado una transacción, lo que puede usarse contra negocios fraudulentos.

Es también digno de mención que mientras los comerciantes usualmente dependen de la reputación obtenida para poder continuar con su negocio y pagar a sus empleados, no tienen acceso al mismo nivel de información cuando tratan con nuevos consumidores. La manera en que Bitcoin trabaja permite a los individuos y negocios estar protegidos contra devoluciones fraudulentas, mientras que el consumidor puede pedir mas protección cuando no están dispuestos a confiar en un comerciante en particular.

Fuente Bitcoin.org

Comentarios

Comentarios