En esta última semana, la Agencia Tributaria española, organismo encargado de la gestión del sistema tributario y aduanero de España, ha comenzado un operativo de rastreo a los inversionistas en criptomonedas. El organismo está solicitando a algunas entidades bancarias los datos personales de algunos de sus clientes para rastrear e investigar las actividades que realizan con sus criptomonedas, y así comprobar su legitimidad y asegurarse de que todos los movimientos están dentro del margen de las leyes.  

Hasta ahora, la Agencia Tributaria ha solicitado información de sus clientes solo al Banco Bilbao Vizcaya Argentaria S.A y al Banco Sabadell, quienes recibieron una requisición de la autoridad tributaria para entregar la información solicitada. Sin embargo, se espera que en los próximos días la agencia visite muchos más bancos para continuar con las solicitudes de las identidades de los clientes para investigar movimientos vinculados con el Bitcoin y otras monedas digitales.

Para muchos la noticia no es una sorpresa, pues desde hace ya varios meses la agencia ha estado realizando investigaciones con el objetivo de descubrir posibles evasores fiscales y algunos negocios oscuros basados en criptomonedas.

Usuarios toman sus previsiones

A pesar de que muchos inversionistas ya tenían conocimientos de estas investigaciones, a gran de la comunidad no les ha caído muy bien la noticia. Sin embargo, ya han tomado sus previsiones, pues se conoce que muchos inversionistas de monedas digitales han optado por crear grupos de chats privados para realizar todo tipo de transacciones comerciales y evitar el contacto con entidades bancarias que los puedan rastrear.

A propósito de esto, los comerciantes que prefieran mantenerse en el anonimato, no podrán transar operaciones por medio de exchanges que utilicen la plataforma KYC “Know Your Customer” (Conoce a tu cliente), ya que es una plataforma creada para, precisamente, saber todo sobre los usuarios del sitio.

Actividades con criptomonedas en el ojo del huracán

La noticia sobre el rastreo a los inversionistas en criptomonedas llega en el marco de una serie de investigaciones hechas con el objetivo de desenmascarar evasores fiscales o comerciantes fraudulentos que trabajan con criptodivisas. La Agencia Tributaria ha decidido comenzar con esta caza de fraudes sin titubear, de hecho, el mes pasado el organismo investigó al menos a 40 empresas españolas y lanzó un curso de formación de más de 1000 horas para optimizar la detección de fraudes, comercio electrónico y criptomonedas.

Por su parte, muchos inversionistas coinciden en que el control de las entidades bancarias sobre las criptomonedas no bajaría rápidamente los índices delictivos y fraudulentos relacionados con las monedas criptográficas, sino que más bien es perjudicial para la innovación y es un freno al progreso tecnológico respaldado por la cadena de bloques.

¿Qué opina usted sobre las últimas medidas de la Agencia Tributaria para detectar posibles fraudes y lavado de dinero vinculados a los criptoactivos? Haznos saber lo que piensas en la sección de comentarios aquí abajo.

Comentarios

Comentarios